Necrológicas
  • Erna del Carmen Ahern Vargas
  • Juan Nelson Umaña Belmar
  • Luis Ernesto Segovia Segovia
  • Roberto Carvajal Serón

El piropo

Por Jorge Abasolo lunes 11 de junio del 2018

Compartir esta noticia
174
Visitas

CONFIESO que cuando leí la noticia, tuve que refrendarla en un diario para comprobar que era verdad. Ahora no se pueden propalar piropos a una mujer en la vía pública. Esta oda a la irracionalidad alcanzó caracteres de locura cuando me enteré que el piropo endilgado por el trabajador ambulante de tomates (menos mal que no vendía plátanos) fue del siguiente tenor:

– “Coma más ensaladas para que conserve su linda silueta”.

¿Es esto degradante o enaltecedor para una mujer?

Creo que en el descocado Chile de hoy un piropo como el siguiente sería condenado por un juez:

– No teniéndote a mi lado, todos los lugares son lejos.

¿Extendería un parte usted a un piropo así?

El sentido común dice que NO, pero en el Chile de hoy, con algunos jueces tan descriteriados como aquellos tipos que venden coca y expenden boleta, capaz que lo sancionaran. Y eso que el piropo de marras pertenece a don José Echegaray, ni más ni menos que Premio Nobel de Literatura. Pero en el Chile todo es posible.

Esta ley, una de las más absurdas que he conocido, señala que se puede llegar a pagar una cifra de 298 mil pesos si usted es sorprendido lanzando un piropo en la comuna de Lo Barnechea.

La cifra baja a 256 lucas si el piropo es endilgado en la comuna de Las Condes; y desciende hasta 189 mil pesos si el piropo tiene como escenario la comuna de Recoleta.

¡Un desatino de marca mayor!  Con esta ley nos vamos a ir todos a lanzar piropos a La Pintana o a la comuna de Cerro Navia, de las más vulnerables en este enjuto y aporreado país.

Por esta razón, propongo que el parte o sanción hacia los piropos (que no son otra cosa que orgasmos verbales)  debieran ir conforme a la elegancia de los mismos. Vamos viendo:

– Aunque no te llames Alicia, tú debes venir del país de las maravillas.

COMENTARIO: Por intención sana aunque de imaginación limitada, este piropo no debiera recibir una pena máxima de 30 mil pesos.

– ¡Las demás mujeres son fotocopias Acabo de conocer el original!

COMENTARIO: También se percibe sana intencionalidad. Multa máxima de 38 mil pesos.

– ¡Milagro astronómico. El sol acaba de salir de noche!

SENTENCIA: Originalidad al alcance de cualquier ser humano. Sin lenguaje procaz. Pena máxima: 50 mil pesos

– ¿Tienes el fono del Automóvil Club de Chile? Es que después de verte, voy a tener que llevarme el corazón a remolque.

SENTENCIA: Una vez más la inventiva chilena no apela al lenguaje soez, lo que atenúa la falta. Multa máxima: 120 mil pesos.

– Su marido y yo tenemos algo en común: usted nos gusta mucho.

SENTENCIA: Aunque no se apela al doble sentido, hay una falta de tipo moral, ya que no se puede amar a la mujer del prójimo.

Pena máxima:240 mil pesos.

– Si calentarse contigo fuera  un trabajo, terminaríamos con la cesantía.

SENTENCIA: Acá no se puede desconocer que hay fértil imaginación popular, pero se está rebasando el límite de la mesura. No hay que confundir la gordura con la hinchazón, la legalidad con la justicia ni el enamoramiento con la calentura. Pena máxima: 500 mil pesos. Sería todo.

¡Caso cerrado!