Necrológicas
  • Silvia Violeta Alvarado Yáñez
  • Silvia Violeta Alvarado Yáñez
  • Elba de Lordes Mansilla Zúñiga
  • Abel Garay Bórquez
  • María Ester Martinich Harambour
  • Pedro Antonio Vargas Ojeda
  • Elba del Carmen Gallardo Barría
  • José Luis Oyarzo Remolcoy
  • Adolfo Soto Carrillo

El respeto a la Constitución

Por Carlos Contreras martes 15 de septiembre del 2020

Compartir esta noticia
Visitas

Ya es evidente que la opción mayoritaria en Chile está determinada por aprobar una nueva Constitución, pareciera que la duda radica en cuánto apoyo tiene esta opción.

Veremos también si la nueva Constitución se redactará por un órgano elegido íntegramente para tales efectos o por uno integrado también por autoridades actualmente electas en cargos de elección popular.

Pero nada de lo que acontezca es determinante si no existe una claridad que el respeto a los principios, institucionalidad y órganos que consagra la Constitución empieza en la primera autoridad de un país y culmina con el más nuevo ciudadano de la República.

Para graficar un poco esta situación me referiré a los diez puntos que el Presidente de la República ha manifestado como esenciales en una nueva “posible” Constitución.

Rol del Estado, Chile debe ser democrático, pero respetando el estado de Derecho. Frase que me confunde, pues un Estado de Derecho, pero para que exista dicho Estado de Derecho es necesario la existencia de un sistema democrático, porque no hay Estado de Derecho en una dictadura, hay un gobierno de facto que crea normas que emanan de su propia autoridad manu militari. Así que, a mi juicio es una afirmación falaz, engañosa o, a lo menos, confusa.

Chile debe seguir teniendo a la “familia como el núcleo fundamental de la sociedad, debiendo el Estado velar por el derecho de los padres a educar a sus hijos. Me parece muy bien, pero primero debemos definir familia, ya que el concepto tradicional ha sido superado por la realidad, hay familias de abuelos respecto de sus nietos, familias monoparentales, familias con padres del mismo sexo, en fin, agrupaciones de poderosos afectos y cuidados que no son tradicionales que constituyen familia. Y una vez definida familia, se debe respetar su estructura por todos.

Los derechos civiles y políticos. Ya están consagrados en el ordenamiento actual, pero no siempre se respetan; en efecto, el principio de inocencia ha sucumbido al manejo de los medios de prensa que establecen verdaderas presunciones de responsabilidad cuando califican de autor o delincuentes a personas formalizadas, así como los derechos humanos se vulneran cuando son violentados por órganos del Estado en democracia. Esto es un desafío mayor, necesario y se contribuye mucho cuando se construye la Constitución entre todos. 

Derechos económicos y sociales que incluye el derecho a una educación gratuita en su costo para el ciudadano la cual, por cierto, ya estaba establecida, pero no se implementó por el actual gobierno. El desafío es que, además sea de calidad, lo que sólo se logra con el compromiso de todos los que participan del proceso así que, nuevamente, se requiere construcción conjunta. 

Sociedad inclusiva. Aplaudo esta propuesta, pero ella debe ser íntegra y tener presente que, por lo demás, no existía un problema constitucional para implementarla, sólo se ha carecido de voluntad para ello.

Orden público. Me parece un concepto bastante ideológico muy cercano a la necesidad de mantener el miedo en la población como forma de acción política, pero no se puede desconocer que es necesario y se debe cautelar sin vulnerar otros derechos.

Medio ambiente. Creo que es evidente el problema cuando se trata de proyectos energéticos, por ejemplo.

Separación de Poderes. ¡Qué novedoso!, pues pensaba que se consagraba hace más de doscientos años, pero lo importante es que el Ejecutivo no presione el Judicial o al Legislativo lo que lamentablemente es de común ocurrencia, pues la intromisión, y de paso la vulneración del Estado de Derecho con estas acciones es bastante común en nuestros días.

Transparencia y probidad. Por supuesto que ya está consagrada constitucionalmente, pero si hasta los mismos parlamentarios que legislan entregan boletas para pago de servicios no efectuados… ¿de qué probidad o transparencia estamos hablando?

Descentralización. Basta ver que, a pesar que tenemos regiones las decisiones se toman por el gobierno central y ello es un problema cultural.

Espero fervientemente que la construcción de la nueva Constitución nos permita respetarla cuando se apruebe en un proceso de construcción conjunta.