Necrológicas
  • Luis Notolio Ortega Barría
  • Ximena Paz Alvarez Ruiz
  • Teodoro José Arroyo Gómez
  • Rosa Mireya Alarcón Muñoz

¡Falta Tiempo! Comienza 2017

Por José Luis Saavedra jueves 5 de enero del 2017

Compartir esta noticia
49
Visitas

Todos los seres tienen intrínsecamente un origen y un fin, un Alfa y un Omega; pero entre las personas existe una desigualdad notable en cada ser. Pensemos que en el ser humano algunos tienen segundos de existencia y en cambio otros han llegado a casi mil años de vida. Un bebé que vive unos segundos después de ser separado de su madre hasta Matusalén (969 años), Adán (930 años), Noé (950 años).
Es notable que la biblioteca sagrada occidental ( sagrada para el creyente, no así para el ateo y escéptico ni ahí con este libro) establezca que el hombre ha vivido menos de 1.000 años o un milenio, ya que esto está en armonía con la voluntad divina -como han interpretado los teólogos- , ya que la sentencia de Dios señalaba: “Pero, en cuanto árbol del conocimiento de lo bueno y lo malo no debes comer de él, porque el día que comas de él, positivamente morirás”. (Génesis 2:17). Como interpreta siglos más tarde San Pedro: “Sin embargo, no vayan a dejar que este hecho se les escape, amados, que un día es para con Dios como mil años, y mil años como un día”. (2 Pedro 3:8). Sin embargo, los seres humanos no viven un milenio o 10 siglos, con mucha excepción actualmente un siglo o cien años. Como ejemplos de famosas personas centenarias el  año pasado 2016, en el presente siglo XXI, Tercer Milenio, podemos señalar Kirk Douglas, Glend Ford, Olivia de Havillad, Daniel Santos, Consuelo Velásquez, Nicanor Parra, entre otros.
Sin embargo, ya estamos en el año 2017. Con todo, la mayoría de la humanidad ha vivido menos de medio siglo. Como ejemplos de famosas personas de menos de 50 años se destaca Alejandro Magno, Jesucristo, Nerón, Calígula, Cómodo, Caracalla, Heliogábalo, Alejandro Severo, entre otros. En el recién pasado siglo XX, prácticamente doblamos la esperanza de vida, que pasó a ser de 40 años a ser de 70, de modo que en el siglo XXI deberíamos ser capaces de, al menos, doblarla de nuevo, hasta los ciento cincuenta.
Los seres vivos son finitos. La mayoría de los animales envejecen más rápido que los seres humanos. Al igual que nosotros, difieren de acuerdo a la nutrición, el ejercicio y la salud que tuvieron en las distintas fases de la vida. Nos supera en expectativas de vida la tortuga de Galápagos con 193 años, nos iguala como mamífero el elefante con 70 años, y le ganamos lejos a la abeja trabajadora, ya que vive esta última solamente 1 año. Por ello, cada ser vivo, en especial, cada ser humano tiene sus años contados de existencia, así como sus días precisos de vida.
Como han señalado los expertos, el tiempo es variable y heterogéneo dependiendo del ser vivo que se quiera examinar. Estos datos son interesantes de tener en cuenta a la hora de construir historia, especialmente si es la humana. Es interesante señalar que biológicamente hablando estamos conectados directamente con el tiempo, ya que todos poseemos relojes internos que miden en forma diaria el tiempo.
Comienza el año 2017, veremos quién nace y quién muere, quién se queda y quién se va de este mundo, pero todo el mundo seguirá reclamando: ¡Falta Tiempo!