Necrológicas
  • Luis José Rodolfo Mansilla Cárcamo
  • María Orfelina Almonacid Miranda
  • Enrique Guillermo Bacho Herrera

Fibra natural versus plástico

Por Asociación de Ganaderos de Tierra del Fuego lunes 18 de junio del 2018

Compartir esta noticia
63
Visitas

Actualmente existe urgencia por reducir la generación de residuos, sobre todo de los plásticos que son una parte importante de la crisis ambiental. Las cifras en torno a la contaminación son lapidarias, según estimaciones de la Asociación de Industrias del Plástico, en nuestro país se usan 3.400 millones de bolsas plásticas al año, o sea 200 unidades anuales por persona. Es en esta línea que toman fuerza las alternativas amigables con el medio ambiente como, por ejemplo, la lana.

Entre las exportaciones del rubro ganadero en Magallanes se encuentra la lana ovina, aportando 7,4 toneladas anualmente. El recurso producido en nuestra región es cotizado en el mercado internacional por sus atributos naturales, por manejar altos estándares de bienestar animal, pero especialmente por su blancura. Es calificada como una de las lanas más blancas del mundo.

Ha quedado demostrado con el paso de los años el daño ambiental que provocan las fibras sintéticas, es por esto que creemos necesario el potenciar el uso de una fibra natural como la lana; un producto renovable, que se degrada fácilmente y que dependiendo de los rangos de finura es apta para prendas de alta costura. Claro que su uso no sólo se limita al área textil, se puede utilizar en alfombras, también como aislante térmico y absorbente acústico.

Nos parece un importante paso para el país el que los parlamentarios hayan aprobado el proyecto de ley -impulsado por el Ministerio del Medio Ambiente- que prohíbe la entrega de bolsas plásticas en el comercio. Pero para combatir la contaminación por plástico creemos que es necesario realizar además otros cambios.

No sólo queremos que nuestros productos salgan al mercado internacional, queremos que se fomente su uso en nuestra región y país. Hoy la lana cobra mayor valor por ser una fibra natural, con el paso del tiempo podría volver a transforme en el “oro blanco” de las estancias magallánicas.