Necrológicas
  • Julio Sebastián Calderón Maclean

¿Illuminati magallánicos III? El final

Por José Luis Saavedra jueves 8 de diciembre del 2016
Noticias relacionadas

Compartir esta noticia
156
Visitas

En este año 2016, las 62 personas más ricas del mundo tenían tanto dinero ¡como los 3.600 millones de personas más pobres! La población mundial es de alrededor de 7.400 millones de personas, ello significa que estos 62 multimillonarios acumulan en conjunto tanta riqueza como toda la mitad inferior de la humanidad. En la región austral, pasa exactamente lo mismo. Trece familias más ricas en Magallanes tienen tanto dinero como los más de 160.000 habitantes de la región. Van incrementando sus patrimonios cada día que pasa y la mayoría de su gente queda cada vez más aislada, más pobre y más vulnerable, con el riesgo de perder hasta lo poco que tienen, ante estos codiciosos multimillonarios.  Para representar su poder tienen a su haber, además, patrimonios públicos con sus nombres y apellidos, monumentos, plazas, y más de alguna denominada villa dentro de las ciudades regionales; patrimonio que les recuerda a cada instante a sus residentes, quien tiene el  control total y su dominio.
Y no me refiero a multimillonarios del siglo XIX sino del XXI. Los caracteriza su inmenso patrimonio privado, desde palacios hasta centros comerciales completos; esto se debe que en nuestra región no existe límite para adquirir propiedades, la única limitación es el propio dinero. La situación social magallánica podría equiparse a un largo tren. Las élites de los vagones de primera clase gozan de servicios de salud, educación, justicia y niveles de ingresos equiparables a los países más desarrollados del mundo. Sin embargo, los cien mil ciudadanos de a pie que atestan los vagones de tercera clase siguen padeciendo enfermedades muy extendidas, ignorancia, injusticias y pobreza. En el cuarto y último vagón del tren local, están atestados los inmigrantes centroamericanos negros.
De la élite regional, algunos son illuminatis, que conocen a la perfección la realidad económica, social y cultural de Magallanes. Los otros, pertenecen a otros grupos, vinculados a lo religioso occidental u oriental. El Estado nacional, los protege, blinda y auxilia. Si lo necesitan le proporciona gratuitamente fuerza pública, gratuitamente servicios judiciales, gratuitamente servicios administrativos. Ni siquiera gastan para conservar y cuidar sus propios abundantes bienes, lo que trae como consecuencia económica básica, sólo para ellos, que ante menos gastos, más ahorran y acumulan por ende más capital propio. Para el resto lo inverso. La élite magallánica es cada vez más rica y el resto de la población cada vez más pobre. Como rebaño de ovejas, la mayoría transitan por el mismo camino, la misma senda, los mismos lugares; esperando estas últimas que llegue nuevamente el momento de ser esquiladas una y otra vez, hasta que ya no sirva su pelaje. La élite en cambio (tiene otro pelo), ellos ordenan, mandan y exigen a los demás que los obedezcan, subordinan y cumplan; si una oveja se atreve a rebelarse es echada del corral, y dejada a su suerte, para que se acelere su inactividad. Por ahora, los Illuminatis volverán a sus sombras…