Necrológicas
  • Ximena Cárcamo Maldonado
  • Lucinda Gutiérrez Opazo vda. de Pérez
  • José Onofre Díaz Vivar
  • María Sonia Mansilla Macías

La jornada de trabajo ordinaria (Parte I)

Por Palmira Muñoz miércoles 10 de julio del 2019
Noticias relacionadas

Compartir esta noticia
39
Visitas

Nuestra normativa laboral señala que la jornada de trabajo es el tiempo durante el cual el trabajador debe prestar efectivamente sus servicios en conformidad al contrato. Se considerará también jornada de trabajo el tiempo en que el trabajador se encuentra a disposición del empleador sin realizar labor, por causas que no le sean imputables. Haciendo una distinción entre jornada ordinaria y extraordinaria de trabajo.

Así tenemos que en lo que respecta a la jornada ordinaria de trabajo, su duración no excederá de 45 horas semanales. Quedarán excluidos de la limitación de jornada de trabajo los trabajadores que presten servicios a distintos empleadores; los gerentes, administradores, apoderados con facultades de administración y todos aquellos que trabajen sin fiscalización superior inmediata; los contratados de acuerdo con esta normativa (Código del Trabajo) para prestar servicios en su propio hogar o en un lugar libremente elegido por ellos; los agentes comisionistas y de seguros, vendedores viajantes, cobradores y demás similares que no ejerzan sus funciones en el local del establecimiento. También quedarán excluidos de la limitación de jornada de trabajo los trabajadores que se desempeñen a bordo de naves pesqueras. Asimismo, quedan excluidos de la limitación de jornada, los trabajadores contratados para que presten sus servicios preferentemente fuera del lugar o sitio de funcionamiento de la empresa, mediante la utilización de medios informáticos o de telecomunicaciones. La jornada de trabajo de los deportistas profesionales y de los trabajadores que desempeñan actividades conexas se organizará por el cuerpo técnico y la entidad deportiva profesional correspondiente, de acuerdo a la naturaleza de la actividad deportiva y a límites compatibles con la salud de los deportistas, y no les será aplicable lo señalado precedentemente. 

Respecto de los dependientes de comercio, el empleador podrá extender la jornada ordinaria hasta en dos horas diarias durante nueve días anteriores a Navidad, distribuidos dentro de los últimos quince días previos a esta festividad. En este caso las horas que excedan a la jornada ordinaria, o la jornada convenida o si fuere menor, se pagarán como extraordinarias. Cuando el empleador ejerciere la facultad anteriormente señalada no procederá pactar horas extraordinarias. Con todo, los trabajadores en ningún caso, trabajarán más allá de las 23 horas, durante los nueve días en los que se extienda la jornada ordinaria. Asimismo, bajo ninguna circunstancia, lo harán más allá de las 20 horas del día inmediatamente anterior a dicha festividad, como además el día inmediatamente anterior al 1 de enero de cada año. Las infracciones a estas disposiciones serán sancionadas con multa a beneficio fiscal de 5 UTM por cada trabajador afectado por la infracción. Si el empleador tuviere contratado 50 o más trabajadores la multa aplicable ascenderá a 10 UTM por cada trabajador afectado por la infracción. Y cuando tuviere contratados 200 o más trabajadores la multa será de 20 UTM por cada trabajador afectado por la infracción.

Esta jornada ordinaria no es aplicable al personal que trabaje en hoteles, restaurantes o clubes, exceptuado el personal administrativo, el de lavandería, lencería y cocina, cuando, en todos estos casos, el movimiento diario sea notoriamente escaso, y los trabajadores deban mantenerse constantemente a disposición del público. El desempeño de esta jornada sólo se podrá distribuir hasta por un máximo de cinco días a la semana. Con todo, los trabajadores a este respecto, no podrán permanecer más de 12 horas diarias en el lugar de trabajo y tendrán dentro de esta jornada un descanso no inferior a una hora imputable a dicha jornada. En caso de duda y a petición del interesado, el Director del Trabajo resolverá si una determinada labor o actividad se encuentra en alguna de las situaciones descritas. De su resolución podrá recurrirse ante el juez competente dentro de quinto día de notificada quien resolverá en única instancia y sin forma de juicio, oyendo a las partes.

Cabe tener presente que el máximo semanal establecido para la jornada ordinara no podrá distribuirse en más de seis ni en menos de cinco días. En ningún caso la jornada ordinaria podrá exceder de diez horas por día.

Finalmente cabe señalar que podrá excederse la jornada ordinaria, pero en la medida indispensable para evitar perjuicios en la marcha normal del establecimiento o faena, cuando sobrevengan fuerza mayor o caso fortuito, o cuando deban impedirse accidentes o efectuarse arreglos o reparaciones impostergables en las maquinarias o instalaciones, cuyas horas trabajadas en exceso se pagarán como extraordinarias.