Necrológicas
  • Selma del Carmen Gulet Gulet
  • Arturo Arteaga Tapia
  • Arturo Arteaga Tapia
  • Marta Barría Barria

La Magia del Circo

Por Jorge Abasolo lunes 7 de octubre del 2019

Compartir esta noticia
56
Visitas

UN VIEJO ADAGIO, ya casi ecuménico señala que mientras haya niños en el mundo, el circo seguirá vigente. Suscribo lo dicho, a lo cual me atrevo a agregar algo más: los niños son el pretexto por el cual los grandes podemos ir al circo sin dar mayores explicaciones.

Herencia de mis padres debe haber sido. El hecho es que en mi familia fuimos epígonos del mundo circense desde que tengo uso de razón…o trato de tenerla.

La magia del circo no decae ni se extingue. En lo personal, el circo me distrae, tiene algo de catártico y hasta me galvaniza los nervios.

¿Y a quién no?

En mis andaduras periodísticas he entrevistado a cientos de personajes y personalidades. Aún guardo el primer autógrafo que recibí del ídolo de mis tiempos: el Tony Lechuga, un talento innato que –como muchos-  no necesitó instruirse en ninguna universidad para dominar como pocos el único idioma universal: LA RISA.

Traigo esto a colación luego de leer el libro “Recordar es Vivir”, (La Trama Editores) del profesor Alonso Garay. El texto en sí, es una extensa conversación (5.600 minutos) con Joaquín Maluenda Quezada, a quien percibo como el mentor y guía del mundo circense chileno.

En 350 páginas, “El Tachuela Grande” nos pasea por la más amplia gama de emociones que pudiésemos imaginar. Con natural orgullo nos habla de sus logros, sin eximirse de los sacrificios y reveses que depara ese mundo, verdadera escuela de crecimiento y vida.

Con una autenticidad que contrasta con la forma de ser del chileno, no esgrime eufemismo alguno a la hora de hablar de sus humildes comienzos:

-“Mi padre murió producto de una enfermedad que no pudimos cubrir por ser pobres, porque no tuvimos recursos para pagar una simple operación a la vesícula.  Mi tío, el tony Zapatín empeñó su anillo de oro, y con ello pudimos darle una sepultura digna”

¿Estamos los chilenos en deuda con el circo? Creo que no, pues todos llevamos un niño en nuestro ser más íntimo. ¿Está en deuda el circo con Joaquín Maluenda?  Es probable. No ha escatimado esfuerzos para luchar con real denuedo en procura de lograr una mejor calidad de vida para todos quienes son trabajadores de este medio. Prueba palpable de ello es la Ley N° 20.216 que viene a hacer justicia con el trabajo circense.

La labor de Joaquín ha sido tan tenaz como silente. Siempre jovial, risueño y solidario. Lo conozco hace treinta años y sigue siendo el mismo: sin afeites, exento de arrogancia y de una sencillez digna de gran causa.

Si hay un espectáculo que a todo ser humano le conmueve, es ver a un hombre luchando solo contra la adversidad. Pero hay un hecho que conmueve aún más, y es ver a otro hombre lanzarse en su ayuda.

Joaquín pertenece a esa estirpe.  Y es que el circo es eso, solidaridad, humanismo y emociones a raudales

Mientras la risa desparrama emociones por la pista, las penas quedan arrebujadas y confinadas en un recodo del camarín.

“Una carpa, muchas luces y un león

un payaso, equilibrista y un tambor.

Ya viene la magia sí…sí…

la magia del circo colosal

trayendo alegría a grandes

y a chicos por igual…”

Gracias, por tu amistad, Joaquín…y mil gracias por este libro, que no me cansaré de recomendar.