Necrológicas
  • Jorge Jercic Kusevic
  • Manuel Cerda
  • María Orfelina Díaz Barrientos
  • Juan Daniel Barra Aguayo
  • Rosario del Carmen Ojeda Levicoy
  • Víctor Suárez Díaz
  • Tonka Gospodnetic Tafra
  • Luis Rubén Johnson Ampuero

La Moto “Tehuelche”

Por Marino Muñoz Aguero domingo 12 de enero del 2020

Compartir esta noticia
Visitas

“El va adelante en una Bosch flamante, y yo lo sigo en una ruidosa ‘Tehuelche’ de industria nacional. Es el otoño del 62 y está despidiéndose para siempre de la Patagonia. Mi viejo va a cumplir cincuenta años y se ha empeñado hasta la cabeza para comprarse algo que le permita moverse por sus propios medios. Los últimos pesos me los ha prestado a mí para completar el anticipo de ‘la Tehuelche’ que hace un barullo de infierno y derrapa en las huellas de los camiones”.

Esta es la pluma del gran periodista y escritor argentino Osvaldo Soriano (1943-1997) autor entre otras obras, de las célebres novelas “Triste y solitario final”, “No habrá mas penas ni olvido” o “Una sombra ya pronto serás”. El párrafo citado pertenece a su relato “Petróleo”. Autobiografía o ficción, nos llamó la atención aquello de “La Tehuelche”, que también aparece en “Primeros amores”: “Mi padre solía acompañarme para tocar el carburador o calibrar el encendido de ‘la Tehuelche’, pero mi madre sufría demasiado y a mí las curvas y los rebajes me dejaban frío”

Efectivamente “La Tehuelche” existió; fue una moto de diseño, desarrollo y fabricación argentinos, todos sus componentes y piezas también lo eran. Sería, hasta la fecha, la única moto enteramente argentina según destacan algunas paginas web de ese país.

La historia más recurrida indica que la aventura comenzó con tres inmigrantes italianos que arribaron en 1949 a Bahía Blanca (al sur de la provincia de Buenos Aires) con las ideas, el capital y las maquinarias para desarrollar una motocicleta genuinamente nacional. Juan Raffaldi, Roberto Fattorini y Carlo Preda presentaron en 1953 un primer modelo y entre 1954 y 1955, ya establecidos en Buenos Aires, un segundo diseño con motor de 4 tiempos y 50 cc., pero con una variante respecto de sus potenciales competidoras:  árbol de levas a la cabeza, es decir en la tapa de cilindros, conectado a un sistema de distribución por cascada de engranajes. En 1957, con un motor de 75 cc., “La Tehuelche” es presentada oficialmente y se inicia su producción a gran escala ininterrumpidamente hasta 1964, año en que por la inestabilidad política y económica del país se deja de fabricar. Se estima que durante sus siete años en el mercado se lanzaron aproximadamente 5.000 unidades. También se fabricaron las motocicletas Legnano con motor Tehuelche en asociación con la marca italiana.

  El modelo fue un éxito de ventas con sus distintas versiones; en su momento llegó a ser la más popular del país y actualmente está catalogada entre las 10 motos históricas o emblemáticas de Argentina. Era tal su fama, que se creó la “Copa Tehuelche” y también participó y triunfó en competencias sudamericanas.

Pero, más allá de especificaciones técnicas y récords, lo que verdaderamente importa es que la “Tehuelche” se quedó para siempre en las páginas más gloriosas del motociclismo argentino, y que atravesó la pampa siguiendo seguramente las rutas surcadas durante siglos por los “Tehuelches” o “Aónikenk”, todo ello como un justo homenaje a la noble raza originaria que le dio su nombre y su marca.

El pueblo ancestral también permanece en nuestra historia, nuestra sangre y nuestra memoria; acá los recordamos, por ejemplo en la toponimia, como es el caso de la “Villa Tehuelches” fundada en 1967, siendo Intendente de la entonces provincia de Magallanes el historiador Mateo Martinic, o en la actividad económica con la renombrada fábrica de bebidas “Tehuelche” de la familia Zec. El mismo Martinic en el colofón de su monumental obra “Los Aónikenk, Historia y Cultura” sentencia: “Los aónikenk no se han marchado para siempre. Todavía permanecen entre nosotros…en verdad, su espíritu alienta en la naturaleza: ellos no se han ido, no se irán jamás de su buena pampa”.

Principales fuentes consultadas: https://ozebook.com;  https://www.lanueva.com/; http://diarioepoca.com/;  https://www.motofan.com; http://gentedemoto.com/ .