Necrológicas
  • Juan Carlos Cavada Covacich
  • José Máximo Marín Gallardo
  • Violeta Subiabre Heirmel
  • David Jiménez Cortés
  • Guillermina Macías vda. de Torres

La puerta del congelador

Por Alfredo Soto martes 13 de marzo del 2018

Compartir esta noticia
49
Visitas

En el reciente viaje que realicé a la Antártica, me pude percatar cómo han cambiado algunas islas, las más pequeñas y abordables para diferentes especies aladas y algunas especies marinas también, en su coloración. Quizás en algunas épocas y dependiendo de la temporada las vi cargadas de nieve y hielo, otras veces más oscuras en que predominan las rocas y suelos áridos propios que quedan después de los deshielos, pero mi gran sorpresa fue ver muchas de ellas y algunos islotes de abundante coloración verde producto de la proliferación masiva de musgos y líquenes que le dan el color a la distancia de terrenos altamente frágiles y sobre todo esperando por fertilizar nuevas y foráneas semillas de alguna que otra planta que querrá colonizar dichos territorios.

Esto es un fiel indicador que el cambio climático está presente con ciertas irregulares alzas de temperaturas que permiten las condiciones aptas para que dichas y “valientes” colonizadoras crezcan y se proyecten. Es verdad que el hielo de los glaciares de todo el mundo se está derritiendo en tiempo récord. Un estudio del Servicio Mundial de Control de Glaciares divulgado por la Universidad de Zúrich, señala que el derretimiento del hielo glaciar es tal que seguirá creciendo independientemente de cómo evolucione el cambio climático, así quedan zonas libres que las nevadas del invierno pasado no alcanzan a persistir durante primavera y verano y así queda más tiempo para que estos espacios queden a merced de la nueva vida que quiere emerger.

El deshielo que se está registrando en esa zona del continente helado es el más rápido que ha sido observado hasta ahora y ha sido documentado por  investigadores de la Nasa como así también de manera paralela y pensando que los hielos se derriten de manera muy acelerada esto influye en el aumento del nivel del mar…..

Los expertos alertan que el derretimiento del hielo de la Antártica y Groenlandia podría originar peligrosas inundaciones en las costas del mundo. Por medio de estos estudios, se ha calculado que los océanos han acelerado su elevación en 0,084 milímetros al año desde 1993. Con un promedio de crecimiento anual de 2,9 milímetros, los expertos determinaron que el océano crecerá en 65 centímetros entre 2005 y 2100. En anteriores mediciones elaboradas por otros investigadores, se había determinado solo 30 centímetros de crecimiento, por lo que el aumento del nivel ha crecido en forma constante y en más del doble de lo que se creía.

Sin ser alarmista, pero pensando mucho más allá de las fronteras de nuestras ideas y proyectos en las urbanizaciones y las constantes modificaciones o alteraciones que se producen en nuestros entornos inmediatos y, sin ir más lejos, qué pasará con el Centro Antártico Internacional ubicado preferentemente en la conocida Sandy Point o la del reciente anuncio de la construcción de un Jardín Infantil a escasos metros  de la orilla del mar y entre letreros en que figura zonas de tsunamis, si es que lo hubiesen.

Es como estacionarse donde hay un letrero de “No Estacionar”…  ¿No les parece que también esto es una señal en la que debemos estar atentos y que el tema del cambio climático y sus repercusiones deben estar en el lenguaje de todos, del color que sea y posición social y económica que  se pertenezca?…

Nosotros, zona costera, puerta de la Antártica, no sólo veamos los dividendos turísticos y científicos mediáticos, sino también lo que nos podría ocurrir no en la “puerta del horno” sino en la “puerta del congelador”…