Necrológicas
  • Carlos Muñoz Almonacid
  • Tito Hiliberto Altamirano Altamirano
  • Eduardo Gómez Formantel

Las moscas no leen inglés ni entienden castellano

Por Gloria Vilicic Peña jueves 26 de marzo del 2020

Compartir esta noticia
Visitas

Como surgido de la nada el “Señor de las Moscas” reapareció en una caravana de autos promoviendo una “Cuarentena total” para Magallanes y así detener, según él, en forma efectiva y rápida la propagación del coronavirus. Toda la evidencia científica, mayoritariamente publicada en inglés pareciera no importarle al “Señor de las Moscas”. Y llama la atención del apoyo a esta medida de este “Señor de las Moscas”, a pesar que tanto la Organización Mundial de la Salud, el Instituto John Hopkins, como el Instituto Robert Koch, así como la ministra vocera de Gobierno que muy claramente lo explicó en castellano, se han referido en las últimas semanas reiteradamente a las medidas estatales para contener la propagación del coronavirus. Todos han afirmado que la “Cuarentena total” es una medida más populista que practicable.

La evidencia científica respaldada en múltiples estudios y papers en inglés y comentados por la ministra vocera de Gobierno en sus intervenciones,  demuestran que el impacto significativo de esta medida extrema, frente a las campañas de información, testeos voluntarios y dirigidos de/a la población, cuarentenas en domicilio, restricción parcial y territorial para la circulación de los habitantes de una región, no presentan mayores diferencias en los resultados en la disminución de la propagación de epidemias. Los motivos de la poca incidencia se deben a las condiciones que se deben dar y ejercer para que la “Cuarentena Total” funcione.

El primer obstáculo a sortear es el período de incubación o período asintomático de las personas infectadas. Durante este período debiera existir una total y estricta prohibición de circulación y contacto entre todos los magallánicos. Es decir, por el período de al menos dos semanas o más, nadie sin excepción, podría abandonar su casa en la región. El segundo obstáculo es que pasado ese período habría que aislar a las personas que presentan síntomas de la infección y llevarlas centros especiales de tratamiento. El desafío que surge es cómo detectar a aquellas personas que están infectadas pero que no presentan síntomas. Las cuales, al volver a circular libremente post cuarentena, podrían infectar a personas sanas, anulando el esfuerzo anterior. El tercer obstáculo es de índole psicológica, pues las personas al enterarse de la instauración de una cuarentena forzada, se dirigirían en masa a los supermercados y centros de abastecimientos para conseguir alimentos y agua para dicho período, generando un caos y desorden mayúsculo. El cuarto obstáculo es el cierre de las cadenas de aprovisionamiento, para Magallanes. Dos semanas o más en que no habría venta de ningún tipo (farmacias, panaderías, supermercados, etc.), tampoco podría nadie recurrir a su lugar de trabajo (médicos, enfermeras, cuidadores de adultos mayores etc.) y ni pensar en un incendio o algún asalto. El quinto obstáculo es la interrupción de pagos por imposibilidad de moverse de su hogar, por no recurrir a trabajar, por no poder abastecer a terceros, por no tener clientes o por cese de compras. El daño a posterior que se generaría puede ser mucho mayor al bien que se quiere causar. La evidencia científica recomienda ralentizar la propagación del virus, para no sobrecargar nuestro sistema de salud, con medidas como las tomadas por nuestro actual gobierno. Creer que con una cuarentena total se podrá también aislar a los portadores sanos o asintomáticos y así detener de raíz la propagación del coronavirus es engañar a la gente.

Al proponer el “Señor de las Moscas” una cuarentena total, pareciera perseguir intereses distintos al bienestar de la población. Seguramente quiere reactivar su campaña política a gobernador regional. Todas las publicaciones científicas, mayoritariamente en inglés lo contradicen. Al parecer no entendió tampoco las explicaciones de la ministra vocera de Gobierno. Pero es posible que el “Señor de las Moscas” simplemente no comprenda las explicaciones en castellano y tampoco lea en inglés.

The Lord of the Flies.