Necrológicas
  • Aroldo Andrade Andrade
  • María Lucinda Levill Levill

Llegó la hora de actuar

Los casos de corrupción que hemos visto estos últimos meses son la punta del iceberg de la crisis institucional y de legitimidad por la que atraviesa el país. Nuestro problema empieza en los dineros que los empresarios entregan a los políticos a cambio de favores, pero llega hasta el punto donde ya nadie confía en que nuestro Parlamento haga leyes que miren el bienestar general de nuestra sociedad, o que los partidos políticos que conocemos tengan autonomía para no sucumbir ante las enormes billeteras de los/as más ricos/as de este país. Ha quedado en evidencia que parte importante de los políticos de este país no respeta las reglas de nuestra democracia. También hemos descubierto que derecha y Concertación -quienes siempre se habían presentado como polos opuestos- al final se arreglan y reciben platas de los mismos empresarios.
[…]

Por Gabriel Boric domingo 23 de agosto del 2015

Compartir esta noticia
283
Visitas

Los casos de corrupción que hemos visto estos últimos meses son la punta del iceberg de la crisis institucional y de legitimidad por la que atraviesa el país. Nuestro problema empieza en los dineros que los empresarios entregan a los políticos a cambio de favores, pero llega hasta el punto donde ya nadie confía en que nuestro Parlamento haga leyes que miren el bienestar general de nuestra sociedad, o que los partidos políticos que conocemos tengan autonomía para no sucumbir ante las enormes billeteras de los/as más ricos/as de este país. Ha quedado en evidencia que parte importante de los políticos de este país no respeta las reglas de nuestra democracia. También hemos descubierto que derecha y Concertación -quienes siempre se habían presentado como polos opuestos- al final se arreglan y reciben platas de los mismos empresarios.
La historia nos enseña que hay momentos en que el poder está tan firme y constituido, que no importa lo que se haga, es casi imposible lograr transformaciones. Esos fueron nuestros años noventa y dos mil. Pero hay momentos en que el mismo agotamiento de los cerrojos y mecanismos del poder, abre espacio para que la acción decidida y consciente de la sociedad que quiere cambios, que quiere incidir en su destino, transforme la realidad.
Llegó la hora de organizarnos. Los de arriba, tanto los boleteados como los boleteadores, los que han tomado las decisiones que importan estos últimos 25 años, están muy organizados. Se conocen, debaten y actúan como un solo bloque cada vez que la situación se los exige. A todos nos pesa un sentimiento de descontento y desconfianza, y nuestra primera reacción es querer quedarnos en nuestras casas y no volver a confiar en la política. Sin embargo, quedarnos inmóviles es asegurarles el triunfo a los mismos de siempre y cerrar la puerta a que la voz y los deseos de la gran mayoría puedan regir los destinos de Magallanes. Darle la espalda a la política, es darnos la espalda a nosotros mismos. Debemos tomarnos la política, empezando por nuestra región.
El llamado es muy claro: este sábado 29 de agosto a las 16 horas les invitamos a participar en una asamblea abierta en el Sindicato de Estibadores (Lautaro Navarro Nº1300), para conversar de nuestro proyecto político y abrir las puertas de la militancia en Izquierda Autónoma de Magallanes. Hoy recordamos la invitación que hicimos hace casi dos años: desde Magallanes, a cambiar Chile.