Necrológicas
  • José Francisco González Muñoz
  • Mirko Mihovilovic
  • Hilda del Carmen Lambert Mancilla

Magallanes, inicio del mundo desde la Antártica

Por Gabriel Boric domingo 16 de diciembre del 2018
Noticias relacionadas

Compartir esta noticia
175
Visitas

El Estado de Chile tiene una gran tarea por delante. Hemos trabajado arduamente en la Comisión de Zonas Extremas de la Cámara de Diputados en el Proyecto de Ley que crea el Estatuto Antártico. Esto significa establecer una política clara del Estado chileno respecto a los territorios antárticos y su operativización. En este proyecto se definen parte importante de las orientaciones que aportan a ello, como el desarrollo de la Ciencia y la Paz. 

Un punto muy importante es la relevancia de la protección ambiental del territorio antártico, trascendental en el contexto del cambio climático. Bajo este escenario hemos perfeccionado el proyecto en tres líneas: asegurar la participación del gobierno regional de Magallanes en la elaboración de la política antártica y su implementación; señalar muy claramente la vocación por la Ciencia y la Paz del Estado Chileno en el territorio antártico y perfeccionar la protección ambiental. Además hemos trabajado en ampliar el plazo de la prescripción de los delitos ambientales que se cometan en territorio antártico de 3 a 5 años, un tremendo aporte a proteger un lugar tan prístino y privilegiado. 

Fueron varios años de discusión en la Comisión que esta semana por fin están rindiendo frutos. Acabamos de aprobar el Estatuto Antártico, luego de un trabajo conjunto con el Ejecutivo, logramos introducir varias modificaciones para que la Región de Magallanes esté más presente y tenga más poder sobre las decisiones que se tomen respecto a la política de desarrollo antártico. Originalmente este proyecto tenía un enfoque muy centralista como la mayoría de los proyectos del ejecutivo, cualquiera sea el color del ejecutivo de turno, pero gracias a este trabajo pudimos imprimirle un sello descentralizador en donde la Región de Magallanes y en particular el nuevo gobierno regional con gobernador regional electo va a tener un rol preponderante en las políticas antárticas a diseñar a futuro, donde sin lugar a dudas tenemos mucho que hacer dada las precarias condiciones en las que se encuentran las bases chilenas.  

Debemos tener una mirada estratégica en nuestras políticas geopolíticas como país. La semana pasada, invitado por el Instituto Antártico Chileno, pude visitar la base antártica Julio Escudero conociendo en detalle sus instalaciones, pero ver además los restos de la Gobernación Marítima Escudero que fueron arrasadas por un incendio en el mes de julio. Estas bases son la puerta de entrada para muchos países que llegan a la Antártica, que se dirigen luego a sus propias bases y la verdad es que la infraestructura chilena no es la adecuada para suplir estas necesidades y estar a la altura del desafío mundial que tenemos como país antártico. 

El Plan Magallanes considera transformar a la región en la puerta de entrada a la Antártica, pero esto debe ser mucho más que una buena intención que quede por escrito. Necesitamos el compromiso de todas las autoridades, porque es un tema país. En la Antártica los científicos chilenos están haciendo un excelente trabajo, con descubrimientos que son de alcance mundial, pero si no les proveemos de la infraestructura necesaria todo ese esfuerzo no tendrá recompensa. 

El cierre de la Escuela Villa Las Estrellas es lamentable y una señal que apunta a la dirección contraria en la inversión que tenemos que hacer en el continente blanco, así como la  incertidumbre en la que ha quedado el Centro Antártico Internacional y su construcción en  Magallanes. El gobierno regional aún no da respuesta y que es clave para que la región efectivamente se convierta en la puerta de entrada a la Antártica para el resto de los países del mundo, un Centro Antártico Internacional de calidad mundial. 

Como parlamentario de la región, donde la Antártica es parte de nuestro distrito, me comprometo a trabajar en conjunto con el gobierno correspondiente para poder mejorar las condiciones en que se desarrolla el trabajo en la Antártica, que como bien dice la declaración del Tratado Antártico, debe ser un continente destinado a la ciencia y a la paz. Mis respetos a todos quienes realizan trabajo ahí, especialmente al Instituto Antártico Chileno por la labor que realiza, uno de los pocos órganos descentralizados del país y recordar además que las Fuerzas Armadas tienen que estar subordinadas al poder civil para que éstas sirvan a la Ciencia y la Paz.