Necrológicas
  • Raúl Ampuero Ampuero
  • Sofía Trujillo Lorca
  • Flor Díaz Retamales
  • Leandro Nikolas Fernández Biscupovich
  • Ricardo Antonio Mancilla Meza
  • René Araya Arancibia

Magallanes no está para improvisaciones

Por Gabriel Boric domingo 4 de noviembre del 2018

Compartir esta noticia
188
Visitas

Desde que Sebastián Piñera asumió el mandato presidencial en marzo de este año, lamentablemente ha demostrado que Magallanes no es una prioridad en su gestión.

A cuatro meses, cuando el gobierno regional aún no se afianzaba en el poder, cuando las críticas se hacían más duras porque ni siquiera las autoridades de su propia coalición conocían la famosa y solicitada “hoja de ruta”, el Presidente en una acción intempestiva y de centralismo inaceptable decide cambiar al entonces intendente Christian Matheson, sin tener en cuenta las prioridades de Magallanes, sino sólo consideró pequeños ajustes políticos para privilegiar intereses que no son los de la región.

Cuando asumió la intendenta Castañón en julio de este año, yo me encontraba en Puerto Edén, la localidad seguramente más aislada de la Región de Magallanes. No tienen luz eléctrica las 24 horas del día, las pasarelas de madera aún se encuentran en pésimas condiciones, resbalosas y muy peligrosas y tienen la triste necesidad de enterrar a sus muertos a 30 horas de navegación en Puerto Natales porque no tienen cementerio. Puerto Edén necesita mucha inversión, es un lugar estratégico para la soberanía del país y la región y el Estado ha decidido abandonarlo, sin una visión de territorio ni geopolítica, a la suerte de los 70 habitantes que siguen haciendo patria.

Cambiar una autoridad significa comenzar todo de nuevo, reuniones protocolares, recambio en los equipos, nuevas prioridades. Lo poco avanzado queda relegado y hay que volver a partir. Y Puerto Edén no tiene por qué seguir esperando. Este es un ejemplo de cómo son los magallánicos y magallánicas quienes sufren con las decisiones centralistas.

Magallanes tiene mucho que entregar al país. Somos la región con menor desempleo, con los menores índices de pobreza, cifras que tanto gustan a algunos y sin embargo pareciera que sólo estamos para la foto.

Esta semana me reuní con la intendenta que me entregó el ‘esqueleto’ del Plan de Desarrollo para Magallanes, la famosa y tan solicitada hoja de ruta, que prioriza cinco ejes: mejoramiento en la calidad de vida, emprendimiento e innovación, conectividad regional, transformar a Magallanes en la puerta de entrada al continente antártico y la conmemoración de los 500 años del descubrimiento del estrecho de Magallanes.

Ahora la pregunta es ¿Nos alcanzará el tiempo para darle musculatura a este esqueleto? ¿Será prioridad del gobierno central dar inicio a la inversión y el mejoramiento de las condiciones de Magallanes? Hasta ahora, sólo parecen promesas y una estrategia comunicacional, más que políticas públicas serias.

Me parece que acá todavía no hay claridad de las inversiones que se necesitan, del desarrollo que requiere nuestra región y por lo tanto es importante que todas las autoridades estemos firmes fiscalizando. Necesitamos un plan de desarrollo que sea coherente con las necesidades de la región y para eso es fundamental que los presupuestos no disminuyan, somos una región extrema que requiere un tratamiento especial. La tónica de este gobierno ha sido la improvisación y Magallanes no está para eso.

Mi compromiso es trabajar firme durante estos años para que la voz de Magallanes se escuche fuerte en todo el país.