Necrológicas
  • Moisés González Diz
  • José Miguel Bahamonde Bahamonde

Mejores AFP

Por Diego Benavente viernes 19 de agosto del 2016

Compartir esta noticia
62
Visitas

Bajo la consigna No + AFP ha salido a manifestarse mucha gente en las principales ciudades del país. Esto sin duda refleja, por un lado, un malestar de la ciudadanía con una promesa incumplida, de que las pensiones alcanzarían al 70% de la remuneración. Sin embargo, también hay un gran desconocimiento sobre el sistema en cuanto a su operación, por ejemplo, el que ese supuesto requería de que no existieran lagunas importantes sin imposiciones a lo largo de la vida laboral del afiliado. Sin duda los datos que se usaron al momento de implementar el sistema de AFP, por el equipo encabezado por Pepe Piñera, quien apareció como personaje del pasado en sendas entrevistas, no fueron claros en esta materia y muy por el contrario, idealizaron lo que sería la vida laboral de los chilenos.
En el país al parecer hay consenso, lo demuestran incluso los cambios que planteó la Presidenta Bachelet esta semana, en que el sistema de reparto no es la solución, más aun dadas las experiencias conocidas, la evolución futura de la pirámide demográfica y el aumento creciente en la esperanza de vida. Por lo tanto, el camino del medio indica que se hace necesario, hacer una serie de reformas que tiendan hacia un sistema mixto mejorado, aparte del aumento en la edad de jubilación. Que por un lado eleve las pensiones incrementando el aporte, principalmente de quienes hoy no hacen la fuerza, es decir los empleadores y el Estado. Y por otro, es clave el poder mejorar la legitimidad del sistema de AFP’s ante los ciudadanos, para lo cual una alternativa innovadora podría ser el abrir la propiedad a sistemas cooperativos, donde los afiliados vía organizaciones sindicales o de consumidores, puedan acceder a la propiedad y toma de decisiones. Todo lo cual, los hace compartir el camino y evitar situaciones confrontacionales, como las que hoy en día se experimenta.
El objetivo del sistema si bien en un principio sirvió para fortalecer el modelo de ahorro nacional, esto en ningún caso debiera ser su razón de ser, sino el otorgar cada vez mejores pensiones. Asimismo, cuando disminuye la rentabilidad las personas debieran aportar menos, ya que hoy el sistema hace que el riesgo lo asuma solo el afiliado y la AFP mantiene sus comisiones independiente de la situación de este, lo que no es precisamente un esquema del tipo solidario. También es posible pensar en que las AFP, puedan invertir en grandes obras de infraestructura asociadas al desarrollo de mediano y largo plazo del país y sus regiones. Y no se debe perder de vista nunca, el que se debe tener la mayor transparencia, para permitir a los afiliados saber a ciencia cierta en qué se invierten sus ahorros previsionales.
En todo caso, en esta materia y como lo expresó la Presidenta Bachelet, se requiere un amplio acuerdo que dé estabilidad y certeza para enfrentar el futuro previsional de los trabajadores. Hay que concordar cómo se hará para enfrentar los temas claves como el aporte adicional, que quedará en las cuentas individuales y que irá al pilar solidario. Y por supuesto, habrá que conocer cómo se administrará este último, en esto no hay que ser dogmático y se debe aprovechar las rentabilidades que se obtienen para el beneficio de todos.