Necrológicas
  • Alejandro Carlos Mijalic Neracher
  • Olga Nelly Yánez Yáñez
  • Alicia Correa de Peña y Lillo
  • José Guillermo Arancibia A.

Mientras tanto el Artico

Por Alfredo Soto martes 12 de febrero del 2019

Compartir esta noticia
78
Visitas

El reciente año que pasó, 2018, fue considerado y registrada la segunda cobertura de hielo más baja que se ha medido hasta ahora. Los informes así lo declaran al respecto el clima del ártico en el Hemisferio Norte también se registra que el área experimentó la segunda temperatura del aire más cálida jamás registrada y el hielo invernal más bajo registrado en el área del famoso estrecho de Bering. Contrariamente a la Antártica que es un continente por derecho propio de su fisonomía, no existe ningún continente o territorio ártico, en su lugar, únicamente se encuentra el océano Artico que está limitado de modo más o menos circular por las costas e islas más septentrionales de tres continentes, que son América del Norte, Europa y Asia. Los países con costa ártica son Canadá, Dinamarca, Noruega, Rusia y los Estados Unidos, además Suecia y Finlandia tienen territorios árticos pero ninguna costa, mientras que Islandia se sitúa justo debajo del  círculo polar ártico.

Tal vez resulte sorprendente que el hecho de que el Círculo Polar Artico, no tiene una latitud fija, sino que se desplaza en dirección norte y sur con el tiempo, del mismo modo que el Círculo Polar Antártico. Esto se debe al movimiento de nutación del Planeta Tierra (pequeñas oscilaciones del eje terrestre). El ciclo corto de nutación dura 18,6 años y en él la inclinación varía unos 9 minutos (0,15°), lo que corresponde a una variación de 280 metros en la superficie, o 15 metros por año. El ciclo largo de nutación se completa cada 40.000 años e implica una variación de 41 minutos (0,68), lo que corresponde a una variación de 76 kilómetros o de 1,8 metros por año. Aunque estas nutaciones podrían parecer insignificantes a primera vista, estas influyen en la cantidad de radiación solar que absorbe el Planeta.

En este momento, el tamaño de las regiones Polares está disminuyendo porque el eje se yergue. Esto significa que la superficie de la Tierra recibe una mayor radiación solar, lo que indudablemente repercute en lo que conocemos como el Calentamiento Global y sus manifestaciones conocidas como el Cambio Climático. Aun con los recientes reportes del aumento de las temperaturas y la baja presencia del hielo, cuando llega el invierno, las temperaturas bajo cero conducen inevitablemente a la formación nuevamente del hielo que pasa a ser el elemento que predomina en los paisajes terrestres y marítimos del Artico durante todo el año.

En el centro del océano Artico se encuentra un inmenso y perenne “continente de hielo, que crece y decrece con el paso de los inviernos y veranos árticos. Este siempre se encuentra en movimiento originado por las corrientes de convección de agua por debajo de este hielo y el viento incide en este movimiento por arriba del mismo. En los márgenes el hielo se desprende en témpanos que flotan como islas temporales hacia el mar abierto, ocurre así también en la Antártica, pero más frecuente desde el desprendimiento de numerosos glaciares y barreras de hielo que se liberan por los mismos procesos aunque acá también inciden las dinámicas de los glaciares desde donde proceden, flujo o dinámica, pendientes y ubicación geográfica. Una manera de entender mejor a nuestra querida y cercana Antártica es también enterarnos de lo que pasa en su antagónico y similar Artico, o Polo Norte. Las características son similares en algunos aspectos, pero obviamente la que más se resaltan como diferencias es que la Antártica es un continente y el Artico un océano congelado, otras diferencias están alusivas a la presencia de su fauna que difiere mucho a la de la Antártica y también hay que destacar que el ártico posee población nativa, en cambio en la antártica por su lejanía de los continentes no tuvo la facilidad de crear población nativa humana.