Necrológicas

Municipios pro adulto mayor

Por La Prensa Austral miércoles 12 de febrero del 2020

Compartir esta noticia
Visitas

Hace casi un año en estas páginas -en una serie de columnas- ofrecimos una visión de lo que necesitan nuestros mayores en el territorio de Magallanes, diferenciando lo que necesitan en cada comuna o provincia. Con creciente  esperanza fue entregada a nuestras autoridades regionales para que tuvieran un marco de acciones diversas a desarrollar para los mayores.

Recibimos con beneplácito la indicación de que pronto se nos contestaría al respecto. Todavía, como muchos, esperamos respuesta ya sin esperanza alguna.

A la luz de los hechos acontecidos en el último cuarto del año, y que aún perduran, muchas de las demandas estaban allí, al menos planteadas y esbozadas.

Las demandas se han centrado en la mejoría de las pensiones como la principal acción para con los mayores. Pero eso no basta, se requieren muchas más acciones para poder asegurar un mínimo bienestar a los mayores.

Hemos repetido y reiterado que envejecer en Magallanes es distinto al resto del país, pero también es diverso en las distintas localidades de la región. Por eso, así como en Magallanes no se puede aplicar el mismo programa que el resto del país, tampoco el planteado para Punta Arenas es aplicable a toda la región. Para trabajar con mayores lo esencial es tener una cartera de prestaciones o acciones distintas y diferenciadas. Cada adulto mayor toma o usa las que tienen mayor impacto o beneficio para su estado de salud, sus expectativas y sus preferencias. Dicho en simple, la talla única no sirve a todos cuando las necesidades son tan diversas. Se pueden agrupar para poder ser efectivos, pero lo esencial es diversificar la oferta.

En este escenario lo más acertado y no habiendo tomado las acciones a tiempo, es desarrollar políticas regionales para favorecer y beneficiar a tantos mayores que lo requieren. Por eso se necesitan acciones en lo social y en salud para las tres áreas a intervenir.

La primera es la prevención: significa realizar acciones desde la esfera social para promover conductas que mejoren las condiciones de bienestar en la población general. Comer bien, nutrirse adecuadamente, desarrollar actividad física regular y desarrollar activación social y comunitaria. Esto debiera estar centrado en el ámbito de acción de las municipalidades, con apoyo en recursos y programas desde los ministerios sociales, en un trabajo junto a voluntariados y academia, debe abarcar a toda la población susceptible de envejecer, o sea todos. Por eso territorialmente la municipalidad es el eje central del despliegue territorial.

Se requiere también un adecuado control y seguimiento en salud de quienes padecen enfermedades de curso crónico: asegurando el control, un tratamiento adecuado con tratamientos farmacológicos y no farmacológicos. También esto debe estar focalizado en los centros de salud del nivel primario más cercano a la población general, muchos de ellos de administración municipal. El sistema de salud debe verificar que se cumplan estas acciones.

Otro punto importante es que aquellos adultos y adultos mayores que ya padecen secuelas de enfermedades de curso crónico deben contar con la necesaria rehabilitación continua y permanente. Para ello es esencial potenciar la labor de nuestro Centro de Rehabilitación en este rol, la que actualmente desarrolla acciones focalizadas en adultos mayores dependientes, con aportes del gobierno regional y los informes que se desprendan de su trabajo serán insumo importante para definir los trabajos a futuro.

Un punto importante en las definiciones que harán los actuales alcaldes, y los que postulen a dicho cargo, serán las líneas programáticas para con los mayores. Por ello se necesita saber qué harán para con ellos y así darles o no el apoyo. Ya no se necesitan frases o titulares, se necesita acción. Obviamente con el apoyo y aporte de los ministerios sociales de la región y de salud como contraparte técnica y colaborativa. También supervisado y monitoreado por la primera autoridad. La descentralización hacia gobernadores regionales electos  facilitará esta tarea.

Pero también el rol del área de salud en la recuperación del estado de salud, en rehabilitación temprana y efectiva será central. Es el rol que cumplirá en este esquema el Centro Geriátrico del Servicio de Salud.

Los tiempos apremian y las necesidades siguen aumentado y afectando a más mayores. Por eso urge la toma de decisiones y la dirección que debe darse al trabajo pasa por sobre las consideraciones políticas o partidarias. Los mayores no pueden seguir esperando. Los mayores no tienen otra opción que nuestro trabajo unido y efectivo.

 

Por Ramón Lobos Vásquez
Médico geriatra,
consejero regional.