Necrológicas
  • Norma Luisa Muñoz Sánchez
  • Valeria Aguilar Díaz

Nuestro compromiso con la descentralización

Por La Prensa Austral domingo 10 de septiembre del 2017

Compartir esta noticia
52
Visitas

Subsecretario de
Desarrollo Regional,
Ricardo Cifuentes Lillo

En una nueva demostración de su compromiso con las regiones del país, la Presidenta de la República, Michelle Bachelet, definió que los proyectos relativos a la Agenda de Descentralización formarán parte de sus prioridades legislativas para los últimos seis meses de gestión.

En la última reunión de gabinete, efectuado esta semana en el Palacio La Moneda, la Mandataria reiteró la necesidad de dejar aprobados los dos proyectos de ley que se encuentran en el Congreso Nacional: el que regula la elección democrática de los futuros gobernadores regionales, actualmente en su segundo trámite legislativo en el Senado; y el que establece, entre otras materias, el traspaso de competencias desde el nivel central a los gobiernos regionales, que está en Comisión Mixta.

De esta manera, vamos a concretar lo que será uno de los principales legados de la Presidenta Bachelet al país: convertir la descentralización en una Política de Estado permanente e irreversible, compuesta por un conjunto de iniciativas dirigidas a darle más poder a las regiones y más autonomía en sus decisiones y en la administración de sus recursos.

Como lo dijimos desde un inicio, en este desafío se juega buena parte de nuestro bienestar futuro, ya que es un paso clave para derrotar la desigualdad y lograr un desarrollo inclusivo que acorte las brechas existentes entre el centro y las regiones, y entre las ciudades capitales y las comunas y localidades más pequeñas o aisladas.

Con ese objetivo a la vista hemos trabajado en estos más de tres años. Se trata de un nuevo modelo, de construir un Estado unitario descentralizado que permita un crecimiento más armónico de todas las regiones, conservando las características y especificidades de ellas, para seguir construyendo un país más justo y que realmente exprese la riqueza y diversidad de nuestro territorio y de nuestra gente.

El país es testigo de que la tarea ha sido compleja, pero ya comenzamos a vislumbrar los frutos de nuestra siembra. Estamos construyendo un modelo democrático de descentralización, que hoy se expresa en la reforma constitucional que permitirá a la ciudadanía elegir a los futuros gobernadores regionales, proceso que derivará en la conformación de un nuevo gobierno regional constituido por dos órganos de origen democrático: el Consejo Regional y el Gobernador Regional, eliminando en la estructura de toma de decisiones el sesgo estamental o corporativo del modelo actualmente vigente.

Pero la democratización no basta. Es un paso clave, pero no suficiente. Por ello, conjuntamente con la reforma política anteriormente mencionada, hemos emprendido una serie de acciones y rediseños institucionales, dispuestos en los proyectos de ley en trámite en el Parlamento, que nos permitirán iniciar un proceso sostenido e incremental de mayores competencias y recursos que acompañarán a la nueva autoridad electa y al gobierno regional.