Necrológicas
  • Gabriel Gonzalo Toledo Cárdenas
  • Adolfo Díaz Gloss
  • José Arturo Olavarría Velásquez
  • Víctor Serón Nail

Pensando en positivo

Por Jorge Abasolo lunes 15 de abril del 2019

Compartir esta noticia
2
Visitas

¿Por qué será que en Chile abunda el tipo amargado, que destila hiel y forma parte de la legión tóxica que inunda este país?

Son los que viven apurados y no van a ninguna parte. Son los partidarios de la UF, epígonos de los matinales de nuestra famélica TV y que usan cinturón y tirantes al mismo tiempo.

Ni siquiera ven el lado del vaso medio vacío.

¡Simplemente no ven el vaso!

A ellos les recomiendo especialmente el libro de Norman Vincent, llamado “El Poder del Pensamiento Positivo” y que en Chile distribuye Editorial Océano. Y conste que va dirigido a todo público, aunque lo recomiendo a esos tipos amargados, que se reconocen pesimistas…y más encima nos quieren hacer creer que están en lo cierto.

No se crea que es un libro de autoayuda…y si lo fuera, no tendría nada de malo.

Una de las cosas que me golpeó positivamente de este libraco es que es posible mandar al exilio ese estado de pesadumbre tan frecuente en el chileno promedio de hoy.

En “El Poder del …” , su autor nos sugiere muchas cosas. La primera recomendación consiste creer en uno mismo. Si usted no cree en sí mismo se quedará con el síndrome del Viejo Pascuero. Ese viejo tampoco cree en sí mismo.

Esto que parece obvio, no lo es tanto, pues muchas personas aparentan seguridad, ya que vivimos inmersos en una sociedad donde la coraza del éxito vende más que la transparente reja de la verdad.

Hay que tener fe en las aptitudes personales, pues todos las tenemos. Nadie nace tan huachito…o en la orfandad absoluta.

Pongo un ejemplo: conozco personas que logran ciertas cosas en la vida. Y no falta quien reclame: eso lo podría haber hecho yo también…

¿Por qué no lo hizo?

Por inseguridad, por falta de confianza…

Esa persona que logró cierta meta, trabajó su seguridad en sí mismo…y por eso alcanzó lo que deseaba.

Moraleja: la inseguridad, el no atreverse a llevar a cabo lo que pensamos, es la gran rémora u obstáculo de muchos fracasos de proyectos personales.

Otra cosa que destaco de “El Poder del Pensamiento Positivo”. Atento al lupo, es muy sencillo…pero hágalo.

Los cinco minutos previos antes de quedarse dormidos son fundamentales.

Deje de lado la TV y concéntrese minutos antes de quedarse dormido

Y repita…haga un paseo de sus cualidades…de sus atributos personales y duérmase repitiendo la palabra CREO…

CREO en mí porque sé que soy bueno en tal cosa…

CREO en mí porque se me reconoce que soy hábil en…tal cosa…

Ponga énfasis en lo que tiene…y no en sus carencias…

Pero repita esto durante más de una semana…y empezará a ver sus efectos… ¿Por qué digo esto?

Porque un hábito se desarrolla en veinte días…practicando.

¡Sí, señor!  Y eso está comprobado.

“El ¨Poder del…” es un libro muy necesario en estos tiempos. Imprescindible, diría yo.

¿Lo quiere adquirir? Escriba a la encargada de prensa de la Editorial Océano. Es amiga mía y se llama Mariana Hales. Anote con toda confianza: marianahales@gmail.com

No digo que este libro le cambiará la vida, pero sí le alterará muchos de esos supuestos y esas opiniones que parecen ideas, pero no lo son.

¿Cuántos habitantes de esta tierra se viven quejando de su mala suerte? Y lo peor es que cuando la suerte les toca a su puerta…no faltan los que se quejan del ruido.

Compren el libro.