Necrológicas
  • Ana Julia Berrios
  • Juan Castillo Valdebenito

Proyecto A&A y su gestión del riesgo

Por Alfredo Soto martes 21 de mayo del 2019

Compartir esta noticia
56
Visitas

Ya estamos listos y en estos momentos nos encontramos en el Parque Nacional Bernardo O’Higgins. Esta Area silvestre protegida posee unas 3.525.901 ha y es el parque nacional más extenso de Chile. Abarcando las regiones de Aysén y Magallanes en las provincias de Capitán Prat y Ultima Esperanza y las comunas de Tortel, O’Higgins y Natales. En ella me desenvuelvo acompañado de alumnos de carreras tales como Turismo y Educación Física. Nos encontramos desarrollando nuestro proyecto universitario denominado ANDES & ANTARTANDES (A&A) proyecto convocado por el Ministerio de Educación y que en las líneas pertinentes de postulación, la Universidad de Magallanes se adjudicó para sus alumnos que gusten de actividades de exploración y conocimiento de las técnicas más apropiadas para ingresar a sistemas silvestres y naturales remotos, permitiendo que alumnos de esta universidad se sientan en estos tiempos con la capacidad de desarrollar los espíritus de antaño de las grande exploraciones de nuestra querida tierra que abrieron múltiples posibilidades de acceder tanto al Pacífico Sur….como bordear las costas occidentales de Sudamérica y obviamente hacia el Austro infinito del Continente Antártico. El primer paso que hay que dar tiene que ver con el establecer la prioridad número 1 de todos los demás aspectos a considerar. LA SEGURIDAD DE SUS PARTICIPANTES.

He sido testigo en cientos de oportunidades cómo los grupos entusiasmados, motivados y emocionados enfrentan las actividades sin hacer una evaluación exhaustiva, en primer lugar de las condiciones físicas para absorber un sendero con características propias de sendero de montaña, diferentes relieves y exposiciones, en conjunto con las condiciones ambientales en las que se insertan, sobre todo del conocimiento del tiempo atmosférico de manera previa, aun sabiendo que en la Patagonia y Tierra del Fuego son casi impredecibles y en algunos casos se manifiesta dependiendo del lugar. Muchas veces he tenido que lidiar para convencer a un visitante de que las condiciones no son óptimas para continuar, y en algunos casos los turistas hacen prevalecer el gasto incurrido en su viaje tan lejos, la oportunidad de que ya está en el lugar y hay que agotar todas las posibilidades de cumplir el propósito de llegar a la meta de un mirador o un lugar que en otras condiciones son espléndidos escenarios a vivenciar. De todas las cosas que hay que llevar en estos casos no hay que olvidar que ante todo, el objetivo N°1 es la seguridad, la prevención y la gestión del riesgo por parte de las empresas en el caso del Turismo y de las entidades académicas o educativas en el caso específico de este proyecto, que promocionan o venden respectivamente los servicios como así también la alta preparación de los guías, líderes o maestros. Al parecer muchas de estas indicaciones en cierta medida se cumplen, algunas más rigurosas y otras quizás con más liviandad, dejan el azar que se explaye en cuanto al desarrollo de las actividades que impliquen ciertos riesgos en los senderos. Pero existe algo que nunca se ha realizado y que debiera estar en la mente de quienes se encuentran implicados, sobre todo si nuestros parajes naturales se encuentran en el ranking mundial de “lugares a visitar”, y consiste nada menos que en la organización anual de un seminario de resultados en cuanto a la gestión del riesgo, en la que tanto los empresarios e instituciones académicas que otorgan servicios o simplemente promueven  actividades de aventura, se permitan un espacio para socializar acontecimientos que ocurren de temporada a temporada, desde los más benignos hasta los más fatales.

Desde ya a quienes vean estas materias con responsabilidad o aquellas instituciones públicas y privadas que en sus discursos de promoción y difusión que convoquen alumnos también se den el tiempo para organizar un evento que reúna al mundo del turismo y de la academia y vean, revisen, intercambien, y tomen decisiones y soluciones a materias que a veces se repiten una y otra vez porque en la práctica no se toman con rigurosidad las decisiones adecuadas desde el principio.