Necrológicas
  • Rodolfo Zambelich Miranda
  • Andrés Nicolás Pivcevic Rajcevic
  • Lucía Ruiz Bustamante

¿Qué harías con más tiempo libre?

Por Gabriel Boric domingo 5 de mayo del 2019

Compartir esta noticia
763
Visitas

Desde el siglo XIX las y los trabajadores han luchado por una jornada laboral de 8 horas diarias. El lema era “8 horas para trabajar, 8 horas para vivir, 8 horas de descanso”.

La diputada Camila Vallejo nos convocó a distintos parlamentarios y parlamentarias de diferentes tendencias políticas a participar de la Bancada Transversal por las 40 horas, que busca rebajar la jornada de trabajo de 45 a 40 horas semanales para mejorar las condiciones laborales y la calidad de vida de todos quienes viven en el país. Esto, por supuesto, sin disminuir la remuneración actual de los y las trabajadoras.  

Informes de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) recomiendan que los países miembros reduzcan progresivamente sus jornadas laborales. Más del 60% de los países desarrollados y la Unión Europea tienen una jornada laboral de 40 horas o debajo de ellas y Chile debe ponerse al día con sus propios trabajadores y trabajadoras.

Mejores condiciones laborales aumentan la productividad laboral. El año 2005 en Chile se rebajó la jornada laboral de 48 a 45 horas semanales sin que eso afectara la economía del país. Estudios del INE y del Banco Central demostraron que los primeros años de implementación de esta medida, la productividad tendió a mantenerse o aumentar. Al acortar las jornadas, muchos trabajos con turnos necesitarían más personal. Economistas prevén un aumento de empleados de entre 5% y 8%, que implicaría más empleos para un grupo en 200 y 300 mil trabajadores.

Esta semana el gobierno de Sebastián Piñera presentó el proyecto de modernización laboral, que en su base, propone jornadas mensuales de 180 horas (45 horas semanales). También propone una jornada semanal distribuida en no menos de 4 días ni más de 6. De este modo, los trabajadores podrían prestar servicios de lunes a jueves, y descansar viernes, sábado y domingo. Pero, no nos confundamos: lo que genera una medida como ésta es que el trabajo se precarice aún más porque trabajadores y trabajadoras aumentan a jornadas extenuantes para dejar un día de descanso que tampoco está a libre disposición de los trabajadores porque debe negociarse con el empleador y el resto de los compañeros, según disponibilidad.

Lo que la Bancada Transversal por las 40 horas propone es poder rebajar la jornada un máximo semanal tal como lo sugiere la OIT, es decir, disminuyendo las horas de trabajo, lo que ayudará a bajar la carga laboral sin afectar la productividad.

La experiencia nos dice que entre más larga la jornada laboral, más riesgo de enfermedades y aumento de probabilidad de sufrir accidentes. Este proyecto tiene diferentes dimensiones, es multisectorial y es tremendamente importante que lo entendamos de esa manera, porque no estamos hablando solamente del mundo del trabajo, sino también de la familia, de la productividad y de la salud mental de los trabajadores y trabajadoras.

Hoy, uno de cada cuatro chilenos y chilenas padece alguna enfermedad vinculada a la salud mental y a lo largo de su vida uno de cada tres chilenos y chilenas va a padecer alguna enfermedad vinculada a la salud mental. Eso tiene relación directa con la cultura de exitismo, de logros asociados a lo material que se ha instalado en nuestro país y tenemos la convicción de que una reducción de la jornada laboral a 40 horas puede ayudar a que no tengamos que vivir para trabajar, sino trabajar para tener un buen vivir.

Junto a mi equipo hemos definido como uno de nuestros ejes principales de trabajo mejorar las condiciones de salud mental en el país y nos parece que esta iniciativa va en la línea de mejorar la calidad de vida y de salud de las y los trabajadores de Chile.