Necrológicas
  • Isabel Barrientos Barría
  • Danilo Heriberto Passeron Callahan
  • Elsa Marzan Díaz
  • Francisco Javier Cadín Díaz
  • Juan Hilario Ruiz Muñoz
  • Enrique Ulloa Velásquez
  • Víctor José Delgado Flores
  • Olegario Pérez Oyarzo
  • Irma Krautz Ruiz
  • Jorge González Reyes

Se acabó el vuelito

Por Diego Benavente viernes 15 de septiembre del 2017
Noticias relacionadas

Compartir esta noticia
63
Visitas

Los ciclos no son eternos, en su gran mayoría tienen duración y éstos, debieran ser usados incluso para sacar lecciones que permitan en el futuro y en la medida de lo posible, poder extenderlos en el tiempo y/o aminorar sus costos cuando estos terminan. El ciclo de bonanza del precio de cobre es un claro ejemplo de aquello, hemos experimentado varios de éstos y nunca hemos implementado una estrategia que permita prepararnos para cuando estos beneficios se acaben y lo más probable es que nos pase algo similar a lo que como país nos sucedió con el salitre. Las autoridades de todo tipo son poco previsoras por naturaleza, las emergencias y embates a que nos someten las fuerzas de la naturaleza lo ratifican, por nombrar sólo una muestra, se sigue construyendo en antiguos lechos de río y cada 20 ó 30 años éstos arrasan con todo río abajo.
En otra área, los resultados de la selección nacional en los últimos partidos nos hicieron volver a la realidad en cuanto al verdadero nivel de nuestro fútbol. Por supuesto hay que reconocer que, lo que hizo esta generación dorada es admirable, pero todo tiene su fin, en dos palabras se cerró el ciclo y se nos acabó el vuelito, que traíamos desde Bielsa en adelante y que Sampaoli y Pizzi, en mayor o menor medida supieron aprovechar, hasta que se nos acabó la bencina.
Una de las preguntas claves y necesarias que debiéramos hacernos como país, es si realmente hemos aprovechado o estamos aprovechando esta gran experiencia deportiva para poder proyectarla y replicarla en las distintas etapas formativas del fútbol nacional, para que no sólo sea una golondrina que no hace verano. En Chile no nos caracterizamos por mirar hacia delante cuando se trata de implementar procesos y asegurar su proyección aprovechando las experiencias, tanto positivas como negativas. En general, nos pasamos experimentando reiteradamente, sin valorar lo realizado pues todos se creen poseedores de la verdad, despreciando muchas veces lo que otros hicieron en períodos anteriores.
La política es otra área que muestra como estas costumbres nacionales se replican y en todo el espectro, como ya se aprecia, ahora le corresponde fenecer a la Nueva Mayoría y ayer fue Piñera con sus fuerzas de centroderecha, quienes no fueron capaces de darle continuidad a su relato, el cual más bien fue inexistente.
Lo importante es poder aprender la lección para corregir el rumbo en lo que viene para adelante, en este sentido la oportunidad que se avizora para Piñera y sus huestes, de poder repetirse el plato, puede servir para que esta vez, se pueda diseñar y ejecutar un gobierno transversal y de unidad, que recoja lo bueno de donde sea, sin importar la posición política de quienes lo pueden implementar de la mejor forma. Todo esto considerando tanto una gestión eficaz y eficiente, como el poder acompañar todo con un relato y contenido político, difundido en fácil y que le haga sentido a las personas. Que en buena y con los mejores argumentos defienda la importancia de poder vivir, por ejemplo, bajo una economía social de mercado, que se preocupa de todos y no sólo de unos pocos que generalmente están muy bien apitutados.