Necrológicas
  • Carlos Muñoz Almonacid
  • Tito Hiliberto Altamirano Altamirano
  • Eduardo Gómez Formantel

¡SE VA JORGE LOLAS…!

Por Marino Muñoz Aguero domingo 22 de marzo del 2020

Compartir esta noticia
Visitas

“Se va Jorge Lolas…”, “…llegó Jorge Lolas…” es una frase que aún permanece en la memoria de muchos magallánicos. Con ella recordamos a ese comerciante de ascendencia árabe que arribó a nuestra ciudad a mediados de la década de 1960. La fórmula de su negocio era traer ropa en grandes cantidades, lo que le permitía ofrecerla a precios módicos. Su local estaba en calle Ecuatoriana (hoy Ignacio Carrera Pinto) en el mismo edificio donde durante muchos años funcionó el Lavaseco Josseau. En cuanto a decoración y comodidad el sitio era discreto. Respecto de la atención, ésta corría por cuenta del propio Lolas -que vivía en dependencias contiguas- y contaba a lo más con una persona que le ayudaba. Al entrar a la tienda uno encontraba a Don Jorge con abrigo y bufanda al lado del calentador, entre rumas de ropa y estanterías abarrotadas de productos. Allí se podía comprar entre otros los “Beatles” y los “Pecos Bill”. Los primeros eran esas chombas de “ban – lon” de cuello alto, características de los integrantes del legendario conjunto musical inglés en sus inicios. Los segundos en tanto, no eran otra cosa que los pantalones de mezclilla (hoy “jeans”), llamados así pues al parecer hubo una marca “Pecos Bill”, además de un personaje de historieta que los usaba. El término pegó tanto que, por ejemplo, nuestros padres hablaban del “Pecos Bill” y no del “Blue Jean”.

Algunos magallánicos se acuerdan que Lolas inició su actividad viajando periódicamente a la ciudad, al principio se habría alojado en el Hotel Savoy, lugar donde vendía sus productos. Esta modalidad la utilizaba también la recordada Lala Andrade, cuyo rubro era igualmente la ropa, pero confección de alta costura y la incipiente moda artesanal de fines de los ‘60. Lala Andrade además era una promotora de la cultura; en muchas ocasiones trajo exposiciones y embajadas artísticas.      

Pero volvamos al comerciante árabe; se puede afirmar que gran parte de su prosperidad se debió a una acertada publicidad radial. Todos sabemos que una de las herramientas fundamentales para el éxito de una actividad comercial es la promoción de sus productos y servicios. Lo anterior, incluso va más allá de lo netamente comercial, abarca el ámbito de las ideas, en el caso de las campañas políticas. En ocasiones es tanta la fuerza y el acierto de determinados mensajes, que los slogans se incorporan al léxico cotidiano, recordemos a “la chica pep”, o “el mundo de fantasía de bilz y pap” que caracterizaron a legendarias campañas nacionales. En la esfera local Lolas fue un buen ejemplo, Caupolicán Sanhueza el afamado hombre de radio y televisión recuerda que cuando trabajaba como locutor en la radio Presidente Ibáñez, paralelamente se encargaba de la venta de publicidad. En esos afanes le tocaba atender a Jorge Lolas, y en una oportunidad al llegar al local le pregunta al comerciante como andaba el negocio, a lo cual éste responde que estaba liquidando y que: “se va Jorge Lolas, se va Jorge Lolas”. Sanhueza toma la frase y la convierte en slogan, así nació “se va Jorge Lolas”, que efectivamente se iba…pero a buscar más mercadería, pues al cabo de un par de semanas escuchábamos nuevamente a Sanhueza anunciando: “llegó Jorge Lolas con una nueva partida de poleras y camisetas…”. La frase ha quedado en nuestra memoria y lenguaje, todos hemos “bautizado” en más de una oportunidad como “Jorge Lolas”, a aquellos que pregonan que se van de la región a “radicarse” al norte del país, y luego los vemos circulando eternamente por nuestras amigables calles. 

Con respecto al ámbito personal del comerciante, no ha sido fácil obtener información, se lo recuerda como hombre de escasos amigos, poca vida social, e incluso bastante lejano de los círculos de su colonia. Se dice que fue propietario de caballos de carrera y que frecuentaba el Club Yugoeslavo. Habría fallecido en 1975 en la ciudad de Santiago.