Necrológicas

Sin timón en Magallanes….

Por Emilio Boccazzi Campos lunes 14 de septiembre del 2020

Compartir esta noticia
Visitas

Si hay una región donde la cosa se ha hecho peor en Chile, en relación a combatir la pandemia, ha sido claramente en Magallanes (Sr. lector compare las cifras nuestras con las de la Región de Aysén). Números y estadísticas que no resisten análisis. Superamos a cualquier región de Chile en tasas y promedios, con números de contagiados por cantidad de habitantes que nos ponen a la cabeza incluso con cualquier zona del mundo. Claramente esto no es para alegrarse y lo que es peor aún, marcará por mucho tiempo a una región que siempre tiene dificultades para su pleno desarrollo.

Dentro de la multi-causalidad de tener estos tristes guarismos, se encuentra la primera y enorme responsabilidad de un gobierno regional Ejecutivo (intendente, su gabinete y colaboradores) que se ha transformado en un mero transmisor de mensajes y edictos que vienen de la capital. Agrava esta situación, el que esta autoridad ejecutiva, no tenga poder real, es decir lo mandan o le generan las directrices desde la capital, y además tenga una autoridad política paralela, con su alcalde de la capital regional, que tiene “más llegada en La Moneda” que él mismo. Estas difusas señales, no afectan a estos personajes de la política, sino que afectan al conjunto de los magallánicos. Sumemos que por errores no forzados, este gobierno ya lleva tres intendentes en menos de 3 años de gestión.

Una autoridad regional, a la cual parece se le “fondearon hace rato” varios de sus seremis y directores de Servicios. Parece les tocó el año sabático anticipadamente. Cómodos o quizás no tanto, pero ausentes, silenciosos, no generando surcos o caminos, alternativas, salidas. Un gabinete regional, al igual que su primera autoridad “livianitos”, dando tumbos, no estando a la altura del conflicto.

Suma para mayor pesar regional, que estos seremis no son capaces de generar recursos de sus propios ministerios, para traerlos a la región y con esto paliar la situación, y sólo se contentan con disputar los escasos recursos que maneja la región a través del Fondo Nacional de Desarrollo Regional (FNDR).

Visita del Presidente Piñera, sin ningún fruto, línea de acción, plan de combate en las distintas esferas, ausente. Un viaje insípido e inconducente. Debo decir, que a esta altura, pareciera que al Presidente, no le incomode tanto, que estemos sumidos en un estado de situación gravísimo como región. Total, mucho no nos debe querer, por nuestro carácter insurreccional y confrontacional. Además, esta es la única región donde Piñera no se impuso en las urnas, por lo tanto, los magallánicos no estamos en sus oraciones, bueno, no todos, hay alguno, que si está en sus oraciones.

Por otro lado , durante 6 meses estuvo en la gobernanza de la crisis sanitaria, una seremi, que será tristemente recordada, y que no fue capaz de “transmitir” y “gestionar”, ante su(s) ministros Mañalich y Paris, el que la región, debía tener puntos de control duros en la(s) principales puertas de entrada a Magallanes.

En estas mismas páginas y columna  y, también muchas autoridades locales, le hemos pedido a la autoridad ejecutiva regional (intendente Fernández y seremi de Salud), que se exija OBLIGATORIAMENTE exámenes de PCR, aplicados con horas de anticipación antes de llegar a la región, fiscalización mayor a industrias y empresas que traen sistemáticamente trabajadores del norte del país, pero que a la luz de los hechos, esto no se ha hecho, por lo tanto no cuidando a la población regional bajo su mandato. Por menos, se ha acusado constitucionalmente a ministros en los distintos gobiernos.

Repetiremos por cuarta o quinta vez en esta columna, que además el Minsal que todo lo norma, no ha dictado normas respecto del transporte público, y por lo tanto, se pueden apreciar imágenes de cómo vienen de “abarrotados” y sin “ninguna distancia social” los aviones del norte del país. Esto también ocurre, en nuestro sistema de transporte público menor. Se debe reconocer, que al menos los colectiveros han intentado en gran parte, formas de prevenir el contagio, colocando elementos separadores en el interior de sus máquinas; de su propio bolsillo. El gobierno no sólo debió dictar normas sobre cómo movilizarse en todo medio de transporte, sino que concurrir con aportes monetarios para que esto se haga en todos los móviles y si es necesario subsidie el que se transporten obligatoriamente menos pasajeros.

Agrava la situación, la restricción vehicular, que expone a más gente, que debe concurrir a sus trabajos, a hacerlo en el transporte público.

Si creíamos, que con la ex intendenta Castañón teníamos todo lo que no debíamos, ésta ha sido superada, por la inoperancia y falta de convocatoria del actual intendente Fernández, para decirlo con todas sus letras. Magallanes, que te pille confesado, y la fuerza superior nos conduzca, porque Magallanes hace rato esta sin timón.