Necrológicas
  • Carlos Muñoz Almonacid
  • Tito Hiliberto Altamirano Altamirano
  • Eduardo Gómez Formantel

Somos el Planeta

Por Alfredo Soto martes 24 de marzo del 2020

Compartir esta noticia
Visitas

Generalmente en los inicios de una clase para comprender nuestros entornos y en general al mundo como está hecho, me detengo en recalcar como nuestro planeta presenta cualidades excepcionales en comparación con otros planetas. Fundamentalmente porque contiene un elemento vital que es el agua, o más bien dicho, presenta la molécula del agua: H2O, posee una atmósfera que definen territorios templados y otros muy fríos, y uno en particular y muy insólito, cuya diferencia hasta el momento la ciencia y la exploración de otros sistemas no se ha concurrido, me refiero a LA VIDA.

Esta vida se despliega en innumerables variantes y se presenta de manera enriquecida por todas sus especies que la conforman. A simple conocimiento y siendo partícipes de esta vida, nos da la sensación que esta Vida ha existido siempre, pero es todo lo contrario, no siempre ha sido así, la existencia de nuestro hogar planetario, supera considerablemente en tiempo con respecto a la aparición de la vida misma como la conocemos. Desde que nuestro planeta nació, fuerzas titánicas procedentes del exterior han permitido cambios muchas veces de la fisonomía de la tierra como la conocemos ahora. De vez en cuando la naturaleza no recuerda de la existencia de esas fuerzas que se aproximaban y golpeaban con fuerza como si fueran mega martillos y cinceles que iban moldeando cada rincón de nuestra pequeña tierra y así manifestando devastadores efectos.

Podemos decir salvo algunas catástrofes en particular y de aquellas que tenemos memoria, en una mirada desde afuera, nuestro planeta se muestra apacible y estable, lo que nos inquieta es si ¿será siempre así???, difícil responder, apenas registramos en nuestra memoria lo que ya ha acontecido por miles de años y que basado en estudios e investigaciones sólo una minúscula parte tenemos el conocimiento de que lo que fue …..incluso lo que sabemos es negarnos en conciencia de ello y menos sabremos como será en el futuro más prolongado. Es necesario siempre tratar de comprender desde cualquier disciplina y área de estudio y de actividad humana, sobre todo en la formación de nuestros niños y jóvenes, inculcar el conocimiento de saber, cómo se originó nuestro planeta, cómo se construyó su estado actual, qué papel juega la vida y en particular la presencia de nosotros los humanos.

Tenemos referencias de diferentes culturas muy similares, incluso desde las religiones de cómo se formó nuestro planeta, pero los primeros que se hicieron las preguntas llegaron a la conclusión de que la historia de la Tierra no está escrita en los libros ni en las creencias, sino que está escrita en sus mismas rocas y montañas, océanos y continentes, aun así la aseveración que se nos aproxima desde los inicios  Todo empezó con un gran estallido, palabra muy utilizada hoy en día, el conocido Big Bang, en algún momento único por lo demás, aparece el tiempo, el espacio y la materia primordial, quedamos con la duda  de qué había antes de este fogonazo universal, esa interrogante no tienen sentido, ya que no existían ni el tiempo ni el espacio, es casi similar como preguntarse: …” qué hay al Sur del Polo Sur”… con este estallido surgieron en primera instancia los elementos químicos. De vez en cuando la materia formada se agrupaba y formaban estrellas, así tal cual como la que nos ilumina y calienta: El Sol. Algunas intervenciones de agrupaban y formaron las galaxias, como así se formó nuestra Galaxia, la Vía Láctea, así en nuestro Sol y alrededor de él se formaron diferentes cúmulos de materia incandescente, denominados protoplanetas. Así con el tiempo uno de estos protoplanetas sería la Tierra, bombardeado continuamente por otros cuerpos que le impactaban como si así lo fueran a destruir, pero no fue así, al contrario fue creciendo y aumentando su tamaño. Pero hubo un evento gigantesco que colisionó con nuestro planeta, de tal envergadura como del tamaño de la Luna, gran parte de ella terminó absorbida por nuestro planeta y lo que sobró formó a la romántica Luna, nuestra compañera de este viaje de la vida.

Después de leer este artículo, llévelo a semejanza de lo que estamos viviendo como especie humana ante la pandemia, considerando nuestro cuerpo humano a un similar a los acontecimientos de la formación de nuestro planeta, para ello asumiendo que SOMOS EL PLANETA.