Necrológicas
  • Francisca Javiera Puchi Nahuelquín
  • Ana Delia del Carmen Paredes Aguila
  • Blanca Guillermina Chiguay Cheuquepil
  • Sergio “Monito” Cárdenas Barría
  • Germán Estay Silva

Sospechosa la h….

Por Gloria Vilicic Peña viernes 20 de julio del 2018

Compartir esta noticia
1.301
Visitas

Ni las mejores novelas de televisión pueden hasta ahora superar la trama política que se teje en torno a la designación de la última intendente en Magallanes. Nadie en la región fue, nadie en Magallanes la propuso, nadie sabe cómo llegó a ese cargo. Un críptico poder en el norte habría decidido nombrarla, mientras el Presidente se encontraba de gira en el extranjero. El intendente es nombrado por el Presidente de la República y se mantiene en sus funciones mientras cuente con su confianza. Acá en Magallanes algo fue distinto y la voz del Presidente no se escuchó ¿Quién asumió y quién sostiene políticamente a la nueva intendente entonces?
El veredicto en las redes sociales al respecto es tajante: una intervención política, relaciones familiares, relaciones amorosas al estilo de la Cosa Nostra y ejercicio imperialista del centralismo sobre una región periférica del poder: Santiago nos trata como una república bananera. La crónica periodística nos recordaría que en esta lejana república austral impera el desorden político, gobiernan ciertos grupos de poder a la sombra de la opinión pública y las decisiones democráticas regionales no interesan. Al igual que algunos personajes de la novela “Repollos y reyes” (William Sydney Porter) que describe los acontecimientos en la república bananera de Anchuria, la ex seremi de Gobierno y el ex intendente fueron destituidos sin explicaciones plausibles por, aparentemente, no obedecer los mandatos de Santiago. Decisión que vino a incrementar el sentir regional y fue percibida por la opinión pública como un claro ejemplo de manipulación y poder. Con el pasar de las horas y días las crónicas periodísticas y las redes sociales fueron insinuando que los cargos de gobierno en esta república bananera son prebendas que se pagan con la lealtad al imperio y con la traición al pueblo.
La opinión regional no cuenta, al menos no la opinión de todos, pero si la opinión de algunos. ¿Las relaciones nepóticas, los vínculos amorosos y las lealtades entre amigos habrían podido más que el bien común? Muy similar a la teleserie “House of Cards” en Magallanes contaríamos también con un “Frank Underwood” (Kevin Spacey) que luego de haber sido pasado por alto para su nombramiento como primera autoridad regional, habría iniciado un elaborado plan para llegar a una posición de mayor poder, ayudado por su amigo íntimo. ¿Sólo ficción, fake news o “cahuín” como lo apodó la ministra secretaria general de Gobierno? Las cuentas en política se pagan y en 2020 habrá que cancelarla.
Luego de las elecciones de gobernadores regionales el Presidente mirará el mapa político en Chile y sabrá entonces qué intendente hizo bien o mal su trabajo. Todas las regiones que cuenten, entonces, con un gobernador electo por la Nueva Mayoría y el Frente Amplio le indicarán al Presidente que se equivocó en la designación de la máxima autoridad de esa región. Pero ya será tarde. Los augurios para Magallanes serían pesimistas: ¿Santiago sepulta los emergentes liderazgos regionales de la derecha, por favorecer la candidatura de un personaje foráneo de Magallanes que muestra dos caras? Pero Santiago, sus vasallos regionales y conspiradores también se equivocan, porque no entienden como somos. Ciudadanos magallánicos de corazón y no sólo meros avecindados en la región, han levantado sus voces en contra de esta política de intervencionismo santiaguino. En Magallanes estamos cansados que los gobiernos regionales sean designados por el apellido, la relación con el dinero, por un lazo familiar, por la condición sexual o el género de los interesados. Magallanes se merece políticos de derecha comprometidos con la región y no con sus derroteros políticos personales que nos acercan más a las repúblicas bananera y no a una región democrática y desarrollada. ¿Si todos los líderes políticos de la derecha regional estaban a favor del ex Intedente Matheson y ninguno de los líderes regionales fue consultado por su destitución, entonces, quién apoyó la designación de la nueva Intendenta? ¿Nadie? Si todo fue así, entonces el humorista Bombo Fica no deja de tener razón, cuando clama públicamente que es bien “sospechosa la h….”.