Necrológicas
  • Alejandro Carlos Mijalic Neracher
  • Olga Nelly Yánez Yáñez
  • Alicia Correa de Peña y Lillo
  • José Guillermo Arancibia A.

Tenencia responsable de mascotas y animales de compañía (II Parte)

Por Palmira Muñoz miércoles 14 de noviembre del 2018
Noticias relacionadas

Compartir esta noticia
63
Visitas

Es importante señalar que dentro de la normativa de la tenencia responsable de mascotas y animales de compañía, se encuentran aquellas que permiten controlar y proteger a la población animal, debiendo considerarse por parte de la autoridad pertinente los siguientes aspectos: 1) Requisitos de las campañas de educación en tenencia responsable de animales para toda la comunidad. 2) Condiciones para el desarrollo de programas para prevenir el abandono de animales e incentivar la reubicación y cuidado responsable de éstos. 3) Condiciones para el desarrollo de programas de esterilización masiva y obligatoria de animales, con el objeto de promover su bienestar y salud, y evitar consecuencias dañinas para la salud y seguridad de las personas y del medio ambiente. 4) Sistemas de registro e identificación de animales. 5) Sistemas para desincentivar la crianza y reproducción indiscriminada de animales. Asimismo, existe una calificación de ciertos especímenes caninos como potencialmente peligrosos en base a las siguientes características: a) Pertenencia a ciertas razas y sus cruces o híbridos. b) Características físicas tales como el tamaño o la potencia de la mandíbula, las cuales puedan causar lesiones a personas o daños de consideración a otros animales de su misma especie. Quedando exceptuados de la calificación de caninos potencialmente peligrosos, bajo las características referidas, los perros de asistencia para personas con discapacidad. c) Existencia de conducta agresiva o de episodios anteriores de agresión.

Es pertinente hacer presente que corresponde al juez competente calificar como potencialmente peligroso a aquel ejemplar de la especie canina que haya causado, al menos, lesiones leves a una persona o daños de consideración a otro ejemplar de su misma especie. Así, el responsable de un animal calificado como potencialmente peligroso deberá adoptar medidas especiales de seguridad y protección, tales como circulación de éste con bozal o arnés, esterilización del mismo, restricción de la circulación del animal en lugares de libre acceso al público o en bienes nacionales de uso público, prohibición de dejarlo al cuidado de menores de 18 años de edad, según corresponda. Asimismo, existen condiciones de tenencia especiales respecto de estos animales, tales como la prohibición de adiestramiento para la agresión, obligación de mantener a los animales en un espacio dotado de cerco seguro y adecuado a sus características fisiológicas y etológicas, contratación de un seguro de responsabilidad civil, esterilización obligatoria y, en caso de ser necesario, evaluaciones psicológicas de los dueños de dichos animales, con el fin de determinar si la tenencia pudiera representar un riesgo para la seguridad de las personas o el bienestar de los animales. El animal que sea calificado como potencialmente peligroso será considerado un animal fiero para todos los efectos legales. Los dueños o tenedores de los especímenes caninos potencialmente peligrosos tendrán la obligación de someterlos a adiestramiento de obediencia.

Finalmente cabe señalar que las municipalidades, deberán dictar una ordenanza sobre la tenencia responsable de mascotas o animales de compañía en el territorio comunal, la que deberá ajustarse a la normativa legal que regula la materia. Sin perjuicio de lo anterior, las ordenanzas municipales no podrán permitir la utilización de métodos que admitan el sacrificio de animales como sistema de control de la población animal. Esta prohibición se extiende a todos los servicios públicos, así como también a todas las organizaciones de protección animal.