Necrológicas
  • Boris Ivo Jakasovic Kusanovic
  • Oreste Oyarzún Livacic
  • Marta Inés Uteau Vergara
  • Prudencio “Maguita” Aguila González
  • Sergio Mihovilovic Mihovilovic
  • Sonia María Pérez Hernández

Tenencia responsable de mascotas y animales de compañía (V parte)

Por Palmira Muñoz miércoles 9 de enero del 2019
Noticias relacionadas

Compartir esta noticia
88
Visitas

Esta normativa también regula la venta, crianza y exposición de mascotas o animales de compañía, cuyos locales estarán a cargo de un médico veterinario. Estos locales tendrán la obligación de llevar un registro en que consten los datos respectivos, así como los controles periódicos a que deban someterse los animales. Los dueños de criaderos y los vendedores de la especie canina que sean considerados como potencialmente peligrosos deberán inscribirse en el Registro Nacional de Criadores y Vendedores de Animales Potencialmente Peligrosos de la Especie Canina. Corresponderá al médico veterinario a cargo de estos locales asegurar que los animales que salgan del establecimiento cuenten con las vacunas y tratamientos antiparasitarios correspondientes a la edad y especie de que se trate. Asimismo, deberán esterilizarlos antes de su entrega a cualquier título, a menos que el adquiriente sea otro criadero debidamente establecido e inscrito en el registro pertinente. Se deberá entregar por escrito al comprador completa información sobre la tenencia responsable del animal, el manejo sanitario, la alimentación requerida por la especie y demás antecedentes correspondientes.

Asimismo, los establecimientos que mantengan mascotas o animales de compañía deberán contar con sistemas de extracción de aire o cualquier otro que impida que las personas que concurren a ellos, y las que residen en predios colindantes, sean afectadas por malos olores o secreciones de cualquier tipo generadas por los animales.

Por otra parte, en cuanto a la organización de espectáculos o exhibición de animales, el organizador y, en subsidio, el propietario del recinto donde se desarrollen tales actividades deberá tomar las medidas necesarias para acopiar y eliminar sanitariamente las excretas y desechos de los animales. Deberá adoptar también las previsiones suficientes para evitar accidentes provocados por los animales, así como disponer de las instalaciones necesarias para un adecuado manejo de los mismos, cumpliendo las condiciones de bienestar animal necesarias, evitando entre otras las condiciones que puedan generar maltrato o sufrimiento para los animales o el deterioro de la salud animal. Además, será responsable de los daños que causen dichos animales a las personas, a la propiedad o al medio ambiente.

Cabe destacar que el incumplimiento de las condiciones de bienestar de los animales y seguridad de las personas, serán sancionadas con multa de 1 a 50 UTM. En caso de reincidencia, la multa podrá elevarse al doble. Además de ello, se podrá imponer la clausura temporal hasta por tres meses o la clausura definitiva del establecimiento.

Finalmente cabe señalar que la fiscalización del cumplimiento de esta normativa corresponderá a las municipalidades en las materias de su competencia y a la autoridad sanitaria, sin perjuicio de las facultades y atribuciones del Ministerio Público y de Carabineros. En el caso del delito de maltrato o crueldad animal podrán querellarse las organizaciones promotoras de la tenencia responsable de mascotas o animales de compañía cualquiera sea su domicilio dentro del país.

Toda otra contravención a esta normativa se sancionará con multa de 1 a 30 UTM, sin perjuicio de la aplicación de la ley Penal sobre maltrato animal y otras normas relacionadas. En caso de reincidencia podrá imponerse hasta el doble de la multa, quedando además el juez de policía local facultado para disponer el comiso del animal y su ingreso a un refugio de animales o a un centro de mantención temporal o su entrega a la persona que designe para tal efecto y que acepte el encargo, por el plazo que determine. Serán de cargo del infractor los gastos por los cuidados, alimentación y tratamientos médicos veterinarios, si los hubiere. En cuanto a las multas que se recauden por la aplicación de esta ley ingresarán íntegramente al patrimonio de la municipalidad respectiva, según corresponda, y deberán ser destinadas exclusivamente a fines que permitan cumplir las disposiciones de esta normativa. En los casos en que las infracciones se cometan por centros de mantención temporal o en los lugares de venta, crianza y exposición de mascotas o animales de compañía, se podrán aplicar multas de hasta 50  UTM. En caso de reincidencia la multa se elevará al doble. Además de ello, se podrá imponer la clausura temporal, hasta por tres meses, o la clausura definitiva del establecimiento.