Necrológicas
  • María Cornelia Oyarzo Oyarzo
  • José Humberto Jara Poblete
  • Ana María España Giraldes
  • María Elena Barticevic Marinovic

Un gobernador representa al Presidente de Chile

Por Juan Francisco Miranda jueves 22 de agosto del 2019

Compartir esta noticia
86
Visitas

Es fundamental la voluntad de diálogo, para lo cual también se requiere de empatía. También es necesaria la ponderación y la generación de un espacio para la búsqueda de soluciones, en este caso, a problemas generados por la ausencia de servicios básicos en sectores rurales, mal loteados, pero que dan solución habitacional ante la falta de alternativas viables en la ciudad para quienes no tienen capacidad de créditos hipotecarios o no califican para una vivienda social. El problema de fondo es la falta de vivienda, y su lado más visible es el expansivo crecimiento del sector periurbano de Punta Arenas, que a poco más de dos años de contar con un Plan Regulador nuevo, pareciera que volvió a quedar pequeño como instrumento de planificación y desarrollo de la ciudad.

El problema de los vecinos del camino al Andino, no es muy diferente a los que vivieron durante años los vecinos de Pampa Redonda, Vrsalovic, Varillas, y otros, que, con caminos angostos generados por un mal loteo de terrenos, no siempre tienen factibilidad para emplazar con seguridad redes de distribución de electricidad, gas o agua potable. La tarea es compleja, pero requiere de canales de comunicación efectivos, que informen paso a paso cada uno de los avances. Por ello, resulta grave que la poca o nula información de parte del municipio de Punta Arenas a los vecinos, haya generado tanta frustración y los haya llevado a tomar una medida de presión como la toma de la ruta para pedir la presencia del alcalde Radonich.

Es cierto que el alcalde no estaba en la ciudad, pero ¿tampoco estaba algún funcionario de alto rango que pudiese dar la cara ante la demanda de los vecinos? ¿Tampoco hubo posibilidad de comunicarse vía telefónica? Parece irrisorio, y más aun viniendo de una gestión municipal tan mediática.

Es cierto que la ruta al Andino es una de las que permite el ingreso o salida de Punta Arenas, pero no es una ruta esencial para la vida de las personas y menos en un día de fin de semana. En este caso, quizás la presión de quienes practican esquí motivó al gobernador a dar la orden a las Fuerzas Especiales para despejar, ya que el campeonato no podía esperar. Creo que hubo premura innecesaria, pues esta ruta no es la Ruta 9, que claramente es esencial para no mantener aislada a la ciudad y sus habitantes, y tampoco era un bloqueo que no dejara pasar vehículos en caso de emergencias. Era la ruta que accede a un centro de esquí y a la Reserva de Magallanes (que está cerrada en esta época). Parecía prudente a lo menos seguir dialogando, pedir la comprensión de los que esquiaban, y disuadir. No es fácil, es cierto, pero de una autoridad política se espera siempre que busque vías pacíficas, y diálogo. Al parecer nuestro gobernador aún no entiende que representa al Presidente de Chile, y lo que haga o diga se puede mal entender o en algunos casos generar problemas para el país y sus habitantes. No nos olvidemos de un antecedente, y es que de seguro lo pasó mal con el desafortunado discurso en la Región Militar Austral, disculpas públicas mediante. Esta vez en mi opinión volvió a equivocarse, en un problema originado por la gestión municipal, y que muestra que no hay una adecuada coordinación entre autoridades que militan en el mismo partido, que adhieren al mismo gobierno, y que se supone deberían trabajar juntas para mejorar la calidad de vida de los habitantes de nuestra capital.

Faltó prudencia, ya que los lesionados podían haber sido más, y tanto niños como adultos mayores pudiesen haberse visto más afectados. Se hace necesario más que nunca anticiparse a los problemas y  no seguir reaccionando, ya que de lo contrario la frustración lamentablemente irá en aumento.

Este gobierno hizo un llamado a trabajar con diálogo y con consensos. El propio Presidente lo recuerda de vez en cuando, pero lo cierto es que no se observa coherencia en un gobierno que ha insistido en el diálogo, pero que sus colaboradores de confianza no lo promueven, ni menos lo entienden.