Necrológicas
  • Juan Angel Ivanovic Lokvicic

“Un nuevo Parque para Punta Arenas”

Por Juan Francisco Miranda jueves 26 de julio del 2018
Noticias relacionadas

Compartir esta noticia
208
Visitas

En tiempos de individualismos y de intereses personales, o de intereses más económicos que sociales, cuesta encontrar ejemplos donde el bien común sobresale y trasciende por sobre cualquier interés personal o grupal legítimo, y que pueda trascender incluso una parte del tiempo de una nación, región o comunidad. Somos un país joven o no tan viejo, con apenas poco más de 200 años, con historias trágicas e historias épicas, con ciudades que se destruyen y se vuelven a construir después de desastres naturales, que en algunos casos van arrasando, o simplemente moldeando nuestro desarrollo. 

Siempre me ha llamado la atención cómo las grandes ciudades del mundo tienen parques o espacios que son patrimonio de la ciudad y sus habitantes, y en algunos casos de la humanidad. Quizás es fácil comprender que tras siglos de conquistas y reinados París tiene los Jardines de Luxemburgo o los de las Tullerias, Barcelona el parque Guell, Madrid el parque de El Retiro, y tantos otros en Europa o en Asia. Pero en naciones más jóvenes también es posible observar el Central Park en Nueva York, el parque de Palermo en Buenos Aires, y en nuestro país uno puede ver el Parque Forestal, la Quinta Normal, y más recientemente el Parque Renato Poblete y el Parque de los Reyes, el parque Araucano, y el Bicentenario en Vitacura. Todos estos lugares tienen una gran afluencia de público en diferentes épocas, están al servicio de toda la comunidad y de la historia intangible de cada una de las naciones o comunidades donde se encuentran emplazados. El arte se expresa en ellos y en algunos casos han permitido que muchas generaciones se encuentren, se integren y se valoren con perspectiva de tiempo y estallidos de emociones. Estos lugares no sólo son espacios para las generaciones actuales sino que para las futuras, y constituyen un patrimonio de todos, pues son como el jardín del gran hogar común que es la ciudad.

Me pregunto si en Punta Arenas no nos merecemos un parque como los citados. Un parque donde se muestre nuestra historia ancestral, el encuentro de hombres y mujeres de diversas culturas y nacionalidades, la exposición de talentos regionales, y se visibilice la huella trágica y épica de cientos de navegantes que desde hace más de 500 años recorrían estas australes tierras y canales.

Yo creo que los magallánicos y los ciudadanos del mundo se merecen un nuevo parque en estas latitudes, que conmemore cómo se ha dicho la circunvalación del mundo y el descubrimiento del paso interoceánico de Magallanes. Un lugar para diferentes expresiones de arte, de arquitectura y paisajismo que permite a su vez celebrar las fiestas patrias, regionales, y porque no mundiales.

Por ello, en el debate público respecto a los terrenos del Club Hípico, yo tomo partido y digo qué hay que ir a los orígenes para ver el destino de aquel pedazo de tierra, y ocupar los instrumentos que se requieran, legales y económicos, para que ese lugar sea de todos y de ninguno, pero que el fin último y primero sea el de un espacio público para los habitantes del presente, pero principalmente para los del futuro. Hoy disfrutamos de los árboles de la plaza o los banderines de la Av. Bulnes, de la Av. Colón o de la Av. España, pero hay que recordar que muchos de ellos tienen más de 100 años.

Estoy convencido de que este tipo de proyectos deben ser impulsados y promovidos desde el gobierno regional, y en los que se debe trabajar entre todos, pues veo difícil que las diferencias políticas, religiosas o filosóficas se manifiesten cuando se trata de encontrar un lugar común y de encuentro para todos como bien puede ser este espacio regulado como área verde de Punta Arenas.

Después de la Costanera del Estrecho no han aparecido proyectos significativos en la ciudad y es hora de que un nuevo proyecto que beneficie a todos se ponga en marcha. Si no se alcanza a concretar para el 2020 podemos avanzar para cuando se cumplan 180 años de la toma de posesión del Estrecho en el año 2023.