Necrológicas
  • Isabel Barrientos Barría
  • Danilo Heriberto Passeron Callahan
  • Elsa Marzan Díaz
  • Francisco Javier Cadín Díaz
  • Juan Hilario Ruiz Muñoz
  • Enrique Ulloa Velásquez
  • Víctor José Delgado Flores
  • Olegario Pérez Oyarzo
  • Irma Krautz Ruiz
  • Jorge González Reyes

Vendrán años y políticos duros

A ninguno de los gobiernos cercanos al bacheletismo se le había presentado el dramático escenario de entrar a graduar las medidas de un programa que se creía era un mandato ciudadano. La Presidenta ha completado 35 semanas consecutivas con más desaprobación que aprobación en su gobierno. La dirección política de la coalición ha llegado a la conclusión de que es mejor priorizar la agenda y cerrar la puerta a todo nuevo compromiso programático.  Hasta los niños pequeños, saben que cuando una puerta se cierra, no hay que poner los dedos; por lo tanto, los díscolos en la Nueva Mayoría sabrán  a qué atenerse. Es posible que esta semana, caiga la distinguida cabeza del senador Navarro, por sus disensos, respecto a las platas en la relación perversa entre política y poder económico.
[…]

Por Ramón Arriagada miércoles 1 de julio del 2015

Compartir esta noticia
76
Visitas

A ninguno de los gobiernos cercanos al bacheletismo se le había presentado el dramático escenario de entrar a graduar las medidas de un programa que se creía era un mandato ciudadano. La Presidenta ha completado 35 semanas consecutivas con más desaprobación que aprobación en su gobierno. La dirección política de la coalición ha llegado a la conclusión de que es mejor priorizar la agenda y cerrar la puerta a todo nuevo compromiso programático.  Hasta los niños pequeños, saben que cuando una puerta se cierra, no hay que poner los dedos; por lo tanto, los díscolos en la Nueva Mayoría sabrán  a qué atenerse. Es posible que esta semana, caiga la distinguida cabeza del senador Navarro, por sus disensos, respecto a las platas en la relación perversa entre política y poder económico.

Pese a que el senador Quintana reitera que por ningún motivo aceptarán la política de los consensos, Osvaldo Andrade se pronuncia por un “nuevo trato” y se desmarca de los escuderos presidenciales de Peñailillo y los acusa de ser “ladrones de cordel”, pues las platas logradas de Soquimich, no estaban dedicadas a causas ni movimientos, sino a sus bolsillos de cristal.  Isabel Allende, pone al servicio de las “priorizaciones” su prestigiosa imagen de presidenciable, al constatar que las expectativas fueron desmesuradas en materia de promesas y que se ha entrado en Chile a un comportamiento que los economistas llaman el “mal del infinito”.   La clave de la relación entre política y economía   consiste en saber distribuir los recursos que son escasos. Es cierto aquello que “prometemos según nuestras esperanzas y cumplimos según nuestros temores”.

En otras palabras Isabel Allende es partidaria de contener las expectativas, retomar la senda del gradualismo y decir la verdad. En esta posición es imaginable vendrá de inmediato la adhesión de la Democracia Cristiana, cuya conciencia histórica,  está sujeta a la gran meta del Frei padre, quien señalaba para la política nuestra del futuro, el dar lugar en Chile en la medida de lo posible a las “aspiraciones contenidas” de los sectores medios y pobres. Se vienen días en que seremos gobernados por una coalición que buscará su propia conservación. Adiós, por lo tanto, a temas como la reforma al sistema de pensiones, a la desmunicipalización, la elección de los  intendentes y, porqué no, adiós a la descentralización administrativa del país.

Estábamos esperanzados en todo lo dicho en materia de descentralización. Ello, traería mejor manejo de los presupuestos regionales, elección de intendentes y partidos regionales. Heinrich von Baer, presidente de la comisión del Plan de Descentralización, anunciaba con cierto grado de indignación, “vemos que nos están pasando al patio trasero de las prioridades”, pues hace ocho meses ya estaba planteada la propuesta. Pero al parecer se acabó el veranito de San Juan y todas las expectativas deberán enfrentarse a hombres duros, a “políticos que sepan enemistarse con la gente”, como lo pide un analista político.

Mientras en Magallanes, ilusamente presentamos fórmulas para tener mejores Leyes de Excepción.  Legislación añeja y desordenada establecida en los años 70 del siglo pasado, que no están de acuerdo con las expectativas producto de la modernización de los mercados y el ascenso de generaciones más ilustradas y en consecuencia, más autónomas y demandantes, para quienes, la Zona Franca, ya no es un templo de nada.