Necrológicas
  • Hernán Guerra Cowell

Zonas Francas y la incompetencia perfecta

Por Ramón Arriagada miércoles 30 de mayo del 2018

Compartir esta noticia
408
Visitas

Los miembros de la Asociación de Criadores Angus en Magallanes, dirigidos por Rodrigo Gallegos, aprovecharon la venida del ministro de Agricultura a la región, hace pocos días, para plantearle como productores la competencia desleal en la comercialización de los productos cárneos en el interior de la Zona Franca de Punta Arenas. Un asunto que los preocupa ya desde hace 20 años, cuando en el interior del recinto amurallado, se comenzó a comercializar carnes provenientes de Paraguay y Argentina.

El planteamiento de los productores regionales, en orden a que existe una competencia desleal con quienes están al interior de Zona Franca, no es nuevo. La Cámara de Comercio de Puerto Natales A.G, planteó por años, respecto del tema, que quienes estaban al interior tenían privilegios, que el resto del comercio magallánico no tenía como opción: vender sin Iva y la exención del impuesto a la renta. El sistema de comercialización al interior del recinto se fue desvirtuando, encontrándonos ahora con panaderías, fruterías y carnicerías; estas últimas como lo señalan los criadores de ganado “están vendiendo carne con proceso. Es decir, se abren los envases de origen y el consumidor lo adquiere como carne molida”. Y agrega, el gremio, perjudicado con la comercialización de la carne,  que esta se debiera vender “al por mayor y en su envase de origen”.

Cuando la idea original se ha desvirtuado totalmente -las zonas francas de Iquique y Magallanes se concibieron como industriales- una deformación más, ya no es materia de preocupación. Pero el Informe encargado por el gobierno chileno al Banco Mundial y que fue dado a conocer por el Ministerio de Hacienda el 8 de marzo de este año puede reiniciar la discusión sobre este tema en particular y sobre el papel de las leyes de excepción en las regiones extremas de Chile.

En Informe del Banco Mundial que comentamos, llegó en los últimos días del gobierno anterior, ha circulado en forma muy privada y al parecer las autoridades del nuevo gobierno no lo han considerado en su hoja de ruta en materia de proyectar nuestro desarrollo económico. Al menos en Magallanes, donde aún no existe un pronunciamiento, sobre qué vamos a hacer con las franquicias tributarias y territoriales. Sobre todo porque los resultados del último Censo de población han demostrado el bajo crecimiento poblacional de nuestra región. No obstante, a que las leyes de excepción fueron formuladas para posibilitar la radicación de nuevos habitantes, y detener la tendencia de ser expulsores de población. 

Donde al parecer, el Informe del Banco Mundialha tenido repercusiones, movilizando a muchos industriales a rescatar las zonas francas y recuperar el proyecto fundacional de ellas, es en Iquique. Para el día 22 de junio están llamando a quienes quieran participar en esta “recuperación” a una asamblea. Los organizadores nos han hecho llegar invitaciones para participar, como también un libro -cuya presentación será ese día- que resume según el autor, Jaime Olivares Pereira, “La historia de ocho años de conflictos en Zona Franca”, cuyo título resume un  sentimiento: “La Incompetencia Perfecta”.

Un solo dato para justificar el título del libro, publicado con motivo del movimiento reivindicativo: entre 1975 y 1990 había 67 establecimientos industriales al interior de la Zona Franca de Iquique, entregaban 3.884 puestos de trabajo; hoy tan sólo quedan 4 con 386 trabajadores. En tanto los trabajadores del comercio llegan 19.580.

El orgulloso barrio industrial iquiqueño se convirtió en barrio automotriz. Cientos de empresas se instalaron a vender autos usados. Esas empresas utilizaban y siguen funcionando en oficinas de material ligero, no tienen maquinarias ni equipos y contratan vendedores, sin capacitación de ninguna naturaleza. Como dice el autor del libro, Jaime Olivares Pereira, “la explicación es extremadamente simple. Desembarcan 500 autos en el puerto de Iquique y al día siguiente empiezan a comercializarlos, en las mismas condiciones que llegaron”.