Necrológicas
  • Marta Irma Muñoz Cárdenas
  • Emelina Ayala Gajardo
  • José Arturo Sotomayor García

3.222 migrantes han sido acogidos en Magallanes

Por La Prensa Austral lunes 8 de junio del 2015
Noticias relacionadas

Compartir esta noticia
2.245
Visitas

“Somos una sociedad racista en el origen, en casi todo el país”, planteó Gastón González, del Departamento de Extranjería y Migración, quien visitó Magallanes para trabajar con la gobernación provincial en técnicas de mejoras en la inclusión social.

Afines de 2014 habían 3.222 migrantes viviendo en Magallanes, cifra que representa un 2 por ciento de la población regional y un 0,7% del total de extranjeros a nivel nacional.

De este porcentaje, según datos entregados por la gobernación de Magallanes, las mujeres representan el 54% del total de migrantes (aumentando un 2% en relación a 2010), mientras que los hombres constituyen el 46% restante (con una disminución de 2% respecto de 2010).

En nacionalidades, predomina Argentina con el 60% del global (un 8% más que en 2010); Colombia, con un 4 %; España con el mismo 4%; República Dominicana, 2%; Paraguay, 1%; Italia, Estados Unidos y Perú, con un 3%; Brasil, 1%; Uruguay, con un 2%. Otros países conforman el 17% restante.

Del total, las estadísticas detallan que en 2014 la cantidad de migrantes registrados de 0 a 14 años representaba el 18% del total; en tanto el grupo etario de 15 a 29 años llegó al 30% del global; el rango desde los 30 a los 44 años mostró igualmente un 30% de representación, cifra mayor al tramo 45 a 59 años donde el índice presente llegó a 13%.  Desde los 60 a los 74 años, las cifras sólo explican un 6% respecto del total de migrantes.

Inserción

Dados estos antecedentes, se constata preliminarmente que la migración en nuestra región es una realidad instalada, no obstante lo cual aún restan iniciativas que propendan a lograr una total inserción de los extranjeros que llegan a Magallanes, dejando de lado estigmatizaciones. Por tal motivo, la gobernación de Magallanes, encabezada por Paola Fernández Gálvez, realizó en el Inach un taller inspirado en el ‘Curso del voluntariado Pedro Arrupe’ (Volpa) de España, adaptado por el equipo del Servicio Jesuita a Migrantes de Chile en 2011 para construir el “Taller de ciudadanía global”.

En las actividades participó el relator Gastón González Parra, responsable de Incidencia y Sensibilización del Departamento de Extranjería y Migración (Dem) del Ministerio del Interior, quien conversó con La Prensa Austral para complementar su visión en torno a esta iniciativa, que busca no sólo preparar a la misma gobernación para el correcto trato hacia los migrantes a través de la atención de extranjería sino también a la sociedad en su conjunto.

Para ello, González individualiza tres niveles necesarios para accionar soluciones. “Hay un problema cultural, por lo tanto el primer desafío es acercarnos hacia una cultura de la acogida y de la hospitalidad. Luego, si no hay cambio cultural, quién en el mundo político, social y empresarial, se va arriesgar a hacer cambios estructurales de políticas o de leyes (segundo nivel); hoy se está en un proceso para una nueva Ley de Migración y eso además crea un Servicio Nacional de Migraciones. Lo tercero tiene que ver con las actitudes… plan nacional de capacitación para funcionarios públicos que se abren a una nueva mirada, otras culturas”, señaló.

– ¿Qué otros problemas se han identificado en esta materia?

– “La ley va a seguir siendo estrecha también acá; la gente llega como turista pero tiene otros motivos…viene a trabajar, pero no encuentra un motivo legal para poder trabajar en la región. Tenemos casi medio millón de migrantes en el país, se necesita una nueva ley con políticas inclusivas en salud, educación, vivienda y trabajo. Hay una mirada que tenemos sobre nuestra historia que no reconoce nuestra diversidad, de cómo hemos sido constituidos por otros pueblos; y también esa mirada requiere saber cuántos son los inmigrantes, dónde están, por qué vienen, qué hacen y esos datos están…”

– ¿Hay en Chile xenofobia selectiva?

– “Cuando no conozco a otro, lo primero que surge son prejuicios. El estereotipo que hay de los chilenos en Europa es que somos lanzas. ¿Somos todos lanzas?… ¿esa es nuestra condición o ese es un estereotipo lo poco que se conoce del chileno?…  ahora, cómo se trabaja acá este tema, es primero con una invitación a tener experiencias directas con… (otras nacionalidades). Esto es un cambio grande de chip, si todos los chilenos lo único que quieren es ser globales, cosmopolitas, viajar a todas partes, etc”.

– ¿Ha observado en las calles cómo la gente mira al extranjero?

– “Da pena suponer que por una raza se determina una profesión. Eso es un disparate, es una cosa ofensiva, debería ser incluso penado”.

– ¿Todavía hay racismo soterrado?

– “Somos una sociedad racista en el origen, en casi todo el país. Por eso la expectativa es tan simple como tratar al otro como me gustaría que me trataran a mí, sin distinciones de países u origen y eso supone un ejercicio mucho más intenso de informar, pero de manera eficiente mejorando nuestra comunicación y forma de presentarnos frente al otro”.

Preparación

De la mano de lo mencionado por Gastón González tanto las charlas como el sentido común son fundamentales para derribar prejuicios relativos al nivel educacional y tipo de profesión u oficio que los migrantes tengan y ejerzan a su llegada a nuestro país. 

En lo referido al grado de preparación de los habitantes de nuestro país y de acuerdo con datos proporcionados por el Departamento de Extranjería y Migraciones (Dem), el 11,40% de la población nacional no posee estudios, mientras que en los migrantes este porcentaje llega sólo al 3,90%.

Ocupación u oficio

Dentro de la amplia variedad de ocupaciones u oficios que puedan desempeñar los nacionales y migrantes, el Dem menciona 10 áreas de interés. Por ejemplo los índices muestran que el 0,30% de los nacionales se desempeñan en las Fuerzas Armadas, mientras que los migrantes participan en un 0,10%. Este relativo equilibrio se da también en la conformación de miembros del Poder Ejecutivo y de los cuerpos legislativos, donde los nacionales representan un 4,30% y los migrantes el 4,80%.

En el área de profesionales, científicos e intelectuales, el nivel de representación nacional ascendería al 11,50% mientras que en los migrantes el porcentaje es superior, llegando al 15,80%.

En cuanto a los trabajadores no calificados a nivel nacional representan un 19,50%, cifra levemente inferior al 22,40% de los migrantes. 

Capacidad de respuesta

En estas materias recientemente la gobernadora Paola Fernández puntualizó que la población migrante se ha triplicado en el último tiempo y ha ido cambiando. “Hace 10 años estaba compuesta por personas de los países limítrofes; hoy ha llegado mucha gente procedente de Centroamérica y el Caribe, lo que nos entrega un escenario nuevo, donde tenemos que estar preparados, no sólo en la tramitación que es distinta, sino también en los aspectos culturales”.

Finalmente, Gastón González destacó que “está pasando algo muy interesante en la región. La gobernación se hizo cargo de cómo preparar a todos los funcionarios para esta nueva mirada que está llegando y se va a instalar cada vez más en Chile, que es la cultura de la migración”.