Necrológicas
  • Norma Luisa Muñoz Sánchez
  • Valeria Aguilar Díaz

8 trabajadoras se bajaron de la huelga legal de empresa de aseo

Por La Prensa Austral sábado 25 de julio del 2015

Compartir esta noticia
116
Visitas

Nosotras levantamos la mano, ya que nos queríamos bajar de la huelga y lo que se hizo fue echarnos a la calle con insultos y a portazos, más encima se nos trató de que éramos unas vendidas y desleales”, fue el relato que muy molestas, dieron a conocer ayer 8 trabajadoras de la empresa de aseo Epsa, tras una reunión sostenida con la presidenta del sindicato, Lorena Merkle en dependencias del Sindicato de Estibadores. 

Según expresaron las operarias en su visita a La Prensa Austral, todo surgió luego de que Merkle les consultó quiénes permanecerían en la huelga que se arrastra desde el 6 de julio a la fecha y quiénes no. “Nosotras queremos retomar nuestra fuente laboral y venimos peleando desde cuando nos enteramos que se iban a ir a huelga, por motivo que estábamos retiradas del sindicato y ellos van y presentan una nómina donde vuelven a colocarnos, cuando al menos yo estoy retirada de ese sindicato hace 3 años”, señaló María Alvarez.

Sumado a lo anterior, las trabajadoras acusaron que la cifra de manifestantes informada por Merkle a los medios de comunicación, no sería de 44 personas sino, la mitad y que además la presidenta no estaría dando a conocer las ofertas de la empresa a la asamblea. Asimismo, la reunión de ayer habría tenido como objetivo someter a votación a las asistentes para determinar quiénes seguirían con el paro. “De esa reunión no se nos avisó, pero supimos y fuimos. Si hubiera una votación donde esta señora no esté presionando a la gente, seríamos muchas más”, señaló.

Finalmente, las ocho trabajadoras que se desempeñan en Pecket Energy; el gobierno regional; Banco Falabella; GeoPark; Lider y Capredena, respaldaron la gestión del gerente de Epsa, Francisco Arancibia Tagle.

Como respuesta, la única instancia de solución que se les dio es la de ‘censurar la directiva’ del sindicato. Para ello, se requerirían 17 personas -señalaron las trabajadores- pero hasta el momento son trece.