Necrológicas
  • Marta Irma Muñoz Cárdenas
  • Emelina Ayala Gajardo
  • José Arturo Sotomayor García
Conductor atropelló a un grupo de personas sobre la vereda en calle Pedro Montt

A 7 años de cárcel condenan a chofer ebrio que arrolló a una joven y la dejó gravemente herida

Por La Prensa Austral jueves 11 de agosto del 2016

Compartir esta noticia
747
Visitas

Fallo impuso, además al sentenciado, la prohibición perpetua para conducir vehículo motorizado, y ordenó el comiso del automóvil protagonista del accidente.

cumplir la pena de 7 años de presidio efectivo fue sentenciado este miércoles el chofer que en la madrugada del 27 de marzo de este año, manejando un vehículo en manifiesto estado de ebriedad y sin haber obtenido licencia, arrolló sobre la vereda de calle Pedro Montt, frente a la discotheque La Barra-K, a la joven madre Anyela Aguilar Núñez, a quien causó lesiones graves gravísimas.

Este accidente dejó lesionadas leves, igualmente, a Camila Hernández Contreras, Franz Sonn Céspedes y a Miguel Guevilao Martínez.

El fallo condenatorio pronunciado por el Tribunal de Juicio Oral en lo Penal de Punta Arenas recayó en contra de Alejandro Esteban Hernández Díaz, a quien, además, se le aplicó una multa de 20 UTM (918 mil pesos), y la inhabilidad perpetua para conducir vehículos de tracción mecánica y el comiso del automóvil patente ZD-7098, ello sin perjuicio de los derechos del tercero propietario.

La misma sentencia absolvió a Hernández Díaz de la acusación formulada por el Ministerio Público, que lo sindicaba en calidad de autor del delito contemplado en el artículo 195 inciso 2º de la Ley de Tránsito, esto es haberse dado a la fuga sin prestar auxilio a la víctima, circunstancia que no fue probada por el órgano persecutor.

Lesiones

En cuanto al carácter de las lesiones de Anyela Aguilar Núñez, el Tribunal las calificó de graves gravísimas, teniendo para ello en consideración las aseveraciones de los médicos que la atendieron en el Hospital Clínico y los dichos del médico legista Javier Muñoz Lora, quienes son coincidentes que Anyela estuvo en riesgo vital. Si bien dicho riesgo no existe en la actualidad, hasta la fecha continúa en tratamiento médico y rehabilitación. La joven presenta una lesión neurológica de la extremidad inferior izquierda con compromiso de dos raíces dependiente del nervio ciático y es por ello que camina con una cojera y si logra recuperarse ello va a ocurrir en muy largo plazo. Es decir, no se cuenta con un pronóstico cierto acerca de su recuperación.

“Por las secuelas que presenta la víctima es evidente que las lesiones sufridas, hasta el día de hoy se han traducido en una inutilidad para el trabajo, en una incapacidad para desempeñarse en la labor que ella efectuaba al tiempo del accidente, cual es de temporera y además en todos aquellos trabajos que pudiera estimarse como afín a aquel que ella realizaba”, consigna uno de los considerandos del veredicto definitivo.

Alejandro Hernández Díaz, quien cumple prisión desde el pasado 28 de marzo, registra condenas como adolescente, por robo con violencia en grado tentado, hecho por el cual fue condenado el año 2009 a un año de libertad asistida; como adulto, en tanto, registra condenas en causas seguidas en el Juzgado de Garantía de Punta Arenas, como autor del delito de homicidio frustrado, condenado el 17 de agosto de 2011 a la pena de 900 días, en el sistema de reclusión nocturna; por amenazas, en contexto de violencia intrafamiliar, fue condenado el 18 de abril de 2013 a la pena de 41 días; como autor de daños simple, condenado el 18 de julio de 2013 a una multa de 5 UTM.

A los delitos y condenas anteriores, se suman otras dos penas recibidas en las últimas semanas, una por lesiones graves gravísimas como resultado de una golpiza callejera sufrida por una mujer, donde deberá purgar 6 años de cárcel, y otros 541 días por un delito de manejo en estado de ebriedad sin tener licencia.

Cabe consignar que el juez José Octavio Flores estuvo por rechazar la solicitud de la Fiscalía de disponer el comiso del vehículo que conducía en estado de ebriedad el acusado. El voto de minoría estimó que el órgano persecutor no probó en juicio que el acusado era el propietario del móvil. Es más, se demostró que pertenecería a un tercero. Los votos de mayoría correspondieron a los jueces Jovita Soto y Claudio Neculmán.

La defensa, a cargo del abogado Guillermo Ibacache, adelantó desde ya que recurrirá de nulidad en contra del fallo ante la Corte de Apelaciones.