Necrológicas
  • Julio Rivera Arenas
  • Ruth Rojas Olivera
  • Lidia Dey San Martín
  • María Raquel Salgado Cancino
  • Roberto Contreras Gatica
  • Elba Poblete Pérez
  • Flor Elisa Huinchor Llano
Coronavirus

A bordo de una bicicleta aprenden matemática

Por La Prensa Austral jueves 14 de noviembre del 2019

Compartir esta noticia
Visitas

Electivos de tercero medio del Liceo San José

Guiados por el profesor Walter Foglia, los estudiantes aplican en situaciones cotidianas, lo que aparece en los libros. También aprovechan las bondades de la tecnología, utilizando aplicaciones útiles para su aprendizaje

Para mucha gente, la matemática es algo aburrido, tedioso, complejo y enredado. Pero incluso entre aquellos que sienten pasión por los números, hay complicaciones a la hora de explicar “en sencillo”, las operaciones y fórmulas. Más aún en la etapa escolar, en la que esta asignatura es el principal “cuco” para los estudiantes.

Por eso el profesor de matemática del Liceo San José, Walter Foglia, ha llevado la enseñanza de este ramo a niveles más lúdicos y cotidianos, especialmente con el electivo, donde las dificultades se acentúan. Pero en lugar de llenar la pizarra de fórmulas, estimuló a los estudiantes a mirar a su alrededor, a aplicar en la vida diaria la matemática.

Uno de los ejercicios principales es buscar una función cuadrática, utilizando una bicicleta. “Esta práctica docente tiene como objetivo crear una función, en este caso cuadrática, a partir de la relación entre el desplazamiento de un ciclo, cicloide, una rueda, y transformarla, algebraicamente en una función cuadrática. Con una máxima, una curva, con puntos que van a obtener. Esta fue una tarea que se les dio sin decir cómo hacerlo y ellos empezaron a buscar la forma de ir graficando, haciendo sistemas de ecuaciones, aplicando varias cosas de matemática, en una sola”.

De esta manera, prosiguió el docente “por un lado están entendiendo lo que son funciones y que en muchas casualidades está presente la matemática más rebuscada, incluso. Darle un sentido, porque todos creemos que las matemáticas están en los libros y no es así. Esto se les presentó a ellos como un problema, se les guió a ellos en cómo hacer, ya que cada bicicleta es diferente, cada ciclo tiene un diámetro diferente, por lo que se le fueron dando funciones a todos, diferentes, pero de la misma manera, fueron viendo cómo hacerlo, buscando, tutoriales en Youtube, no importaba, la cosa es que ellos resolvieran el problema”.

Entre los estudiantes destacaron esta fórmula, que llevó a agregarles, a sus respectivas bicicletas, un uso más que si fuese un mero medio de transporte. Lucas Martínez Arellano, explicó que “con este trabajo práctico podemos darnos cuenta de que no solamente las ecuaciones aparecen en el libro de matemática y no sabemos de dónde aparecen, sino que podemos darnos cuenta que las ecuaciones están en todas partes. Por ejemplo, en la rueda de la bicicleta podemos sacar la ecuación cuadrática que nos dará una parábola, que es una especie de subida y bajada en un gráfico, que no solamente aparecen en los libros de la nada, porque puede estar en todas partes; es algo que no se ve siempre en colegios, donde muchas veces estamos con el cuaderno, lápiz, normalmente no siempre ocupamos la parte práctica. Uno siempre sale a la vida con la parte práctica, donde normalmente uno no está con al cuaderno y el lápiz, siempre uno está evitando las cosas, prácticamente. Llevamos trabajando dos semanas en esto, en la parte práctica, estábamos acostumbrados al lápiz y papel y la calculadora en la parte visual. Entonces, llegar a una práctica y ponernos en coordinación con los demás compañeros, es algo nuevo”, recalcó el estudiante.

Divididos en grupos de cuatro, uno de ellos mueve la bicicleta, otro anota, otro mide, en fin, en el patio del establecimiento se organizan en el horario práctico. Emilio Díaz, en tanto, explica que “cada diez segundos íbamos midiendo hasta que la rueda diera una vuelta entera y poder, así, sacar la función cuadrática. El profesor nos sugirió que hiciéramos de la función cuadrática algo más divertido. Escuchamos propuestas y al final, salió lo de la bici. Hemos hecho videos explicativos igual, sobre la elipse, pero es primera vez que vemos este caso de la bicicleta, que ha sido bastante divertido, tuvimos que traer las bicis, así que fue bastante bueno. No solamente ocupamos calculadoras, sino también aplicaciones”, comentó.

Es así como el profesor añade, a modo de conclusión que “cuando la gente trabaja con matemática, desde un contador a un ingeniero calculista, tiene que resolver un problema y muchas veces, plantearse la matemática dependiendo de una función. Así como el interés compuesto, que pagamos por una deuda, es un exponente, acá una bicicleta te da una función cuadrática”.

Fotos Gerardo López