Necrológicas
  • Edith Villarroel Cárdenas
  • Nieves Martínez Mihovilovic
  • Aurora Cárcamo Urbina

A prisión por violar a niña de 13 años

Por R Martinez jueves 12 de octubre del 2017
Noticias relacionadas

Compartir esta noticia
462
Visitas

A la cárcel fue enviado un sujeto identificado por las iniciales S.A.R.M., de 36 años, quien la tarde de ayer compareció a audiencia de control de detención en el Juzgado de Garantía de Punta Arenas, siendo acusado por el Ministerio Público de consumar el delito de violación impropia en perjuicio de una menor de 13 años
Fue detenido el martes aproximadamente a las 18,30 horas, al interior de las dependencias del cuartel de la Policía de Investigaciones (PDI) de Punta Arenas, respecto a una orden de detención verbal tras confesar el hecho.
Según expuso en la instancia judicial la fiscal Wendoline Acuña, esta situación se habría gestado entre los meses de junio y septiembre de este año, donde el acusado sedujo a la niña de iniciales D.L.P.V, propiciando posteriormente acercamientos físicos que fueron en aumento. Esto comenzó el 1 de junio, mientras ambos se encontraban jugando el imputado besó a la niña en la boca, diciéndole que no le contara a nadie de esa situación. A continuación de dicho episodio, ambos se mantuvieron en contacto a través de WhatsApp, hasta que el 26 del mismo mes el acusado le propuso ir a un motel, procediendo a cometer el delito de violación, lo cual se habría repetido en al menos tres ocasiones en fechas indeterminadas en otros recintos similares, como también en el mismo domicilio de la víctima desde el 25 de agosto al 19 de septiembre, fechas entre las cuales el acusado estuvo pernoctando como allegado en dicho inmueble, aprovechando esas circunstancias, esencialmente cuando estaba a solas con ella, para cometer este acto, lo cual -según relató la persecutora- habría sido bajo el consentimiento de la niña.
La denuncia fue interpuesta por una psicóloga del colegio municipal a la cual asiste la víctima en el contexto en que el pasado 3 de octubre un asistente de la educación de segundo básico, cuando iba ingresando al establecimiento divisó a la estudiante de octavo básico al interior de un vehículo besando al hombre. A raíz de aquello, fue citada la madre a hablar con el director del recinto, donde ella manifestó estar en conocimiento de esta situación.
Asimismo, se relató que la niña presentaba anteriormente problemas conductuales en su colegio, y para evitar que continuara con dicha actitud, su madre la llevaba a su trabajo, lugar donde la niña conoció al imputado, compañero de labores de su mamá.
Es a raíz de aquello que en el mes de junio, el individuo le solicitó autorización para llevar a la niña al Carnaval de Invierno. Al regresar, la víctima manifestó un comportamiento extraño. Tiempo después, ésta le contó a su madre que el individuo se había separado de su pareja y no tenía dónde vivir junto a sus hijos, por lo que le facilitaron su propia casa por unos días hasta que encontrara un lugar donde establecerse.
En septiembre, la madre de la víctima salió a una fiesta con el imputado, quien ingirió bastante alcohol, procediendo a besarla, diciéndole: “tu mamá nunca va a saber, esto va a ser un secreto entre nosotros dos. Nunca te voy a abandonar”.
Reconoció “relación”
con su hija
Tras aquel episodio, y habiendo transcurrido los días, el acusado le reconoció que tendría una “relación” con su hija, echándolo de su casa y amenazándolo con que si no lo hacía, ella interpondría una denuncia, hecho que nunca concretó debido al cariño que le tenía a los hijos del victimario.
“Este es un delito muy grave donde se está afectando la integridad sexual de una menor de edad, de cómo se inicia esta seducción por parte del adulto hacia una niña de 13 años, conociendo y sabiendo la edad de ella aprovechándose de las circunstancias en que se había proporcionado por parte de la madre alojamiento en el inmueble, procediendo a violar a esta niña”, acotó la fiscal.
Respecto a que la menor habría consensuado los encuentros sexuales, la representante del Ministerio Público sostuvo que “por lo menos, para nuestro ordenamiento jurídico, independiente de lo que se pueda decir por parte de la defensa, la voluntad de una menor de edad para acceder a tener relaciones sexuales cuando tiene menos de 14 años no se estima una voluntad válida. Es para nuestra legislación una violación directamente”.
Es por esto que le solicitó al magistrado Juan Enrique Olivares decretar la medida cautelar más gravosa, argumentando que la libertad del imputado resulta ser peligrosa para la seguridad de la sociedad, petición que fue concedida por el juez de garantía, fijando un plazo de 90 días para llevar a cabo la investigación.
En este aspecto, la pena en abstracto que podría arriesgar el adulto involucrado en este caso parte desde los 5 años y un día, hasta los 20 años. No obstante, considerando la reiteración del delito, ésta podría subir un grado, llegando incluso hasta la cadena perpetua simple.
Finalmente, antes de concluir la audiencia, la persecutora solicitó un pronunciamiento por parte del Tribunal de Familia, quien dentro de sus facultades determinará si proceden o no a llevar a cabo alguna medida de protección o de habilidades parentales en contra de la madre de la víctima.
“Nosotros en los antecedentes que dimos a conocer vislumbramos cierta desidia por parte de la madre en el rol proteccional que ella tenía hacia su hija, en el sentido de conocer esta situación y mantener una situación pasiva que no es la correcta”, puntualizó.
En este caso, La Prensa Austral se reserva el derecho de publicar solamente las iniciales del detenido, como una forma de proteger la identidad de la víctima, cuya madre fue compañera de trabajo del imputado.