Necrológicas
  • José Miguel Bahamonde Bahamonde
  • Danilo Heriberto Passeron Callahan
  • Juan Hilario Ruiz Muñoz
  • Enrique Ulloa Velásquez
  • Víctor José Delgado Flores
  • Isabel Barrientos Barría

Abogado del IPS, José Pérez Núñez, quien insta a la comunidad a informarse en esta materia “La tasa de cotización del sistema antiguo es por lo general más alta que la que actualmente se paga en las AFP”

Por La Prensa Austral martes 18 de agosto del 2015

Compartir esta noticia
835
Visitas

Lo primero que hay que decir es que la posibilidad de desafiliarse del sistema de AFP, no es algo nuevo, sino que existe desde la dictación de la Ley 18.225 de 1983”, aclaró el abogado regional del Instituto de Previsión Social (IPS), José Pérez Núñez, al ser consultado por la reciente difusión a través de diversos medios de comunicación, de la posibilidad de que aquellos cotizantes del actual sistema de Administradoras de Fondos de Pensiones (AFP) puedan retornar al antiguo sistema de reparto del Instituto de Previsión Social (IPS, ex INP) -en caso de que hayan pertenecido-, obteniendo con ello incluso mejores réditos al momento de jubilar.

Pero ¿quiénes pueden desafiliarse?

Si bien la temática cada cierto tiempo vuelve a la palestra, no toda la comunidad está informada. Al respecto, Pérez indicó que podrán desafiliarse de las AFP quienes hayan sido imponentes de instituciones de previsión del régimen antiguo y que por no cumplir los requisitos establecidos en el artículo 4º transitorio del decreto ley Nº3.500 de 1980, no tengan bono de reconocimiento, correspondiente esto a la alternativa de cálculo 9.

Asimismo, planteó que el tener derecho a un bono de reconocimiento, es sólo para quienes tienen una o más cotizaciones entre julio de 1979 y la fecha de opción por el nuevo sistema de pensiones y al mismo tiempo, que registren un mínimo de 60 meses de cotizaciones anteriores a julio de 1979, siendo esto relativo a la alternativa de cálculo Nº3.

Quienes ya se pensionaron vía AFP, no podrán hacer este trámite de solicitud.

Revisar conveniencia

No obstante los requisitos se pudieran dar a favor del beneficiario, por lo que el abogado recomienda que se verifique la conveniencia o no de este cambio. “Esto porque la tasa de cotización del sistema antiguo es por lo general más alta que la que actualmente se paga en las AFP y el cotizante debe evaluar la conveniencia económica de hacer el traspaso de sistema”.

Lo anterior significa considerar que volver al antiguo sistema genera por defecto deudas con el Estado, ya que si bien las AFP contemplan cotizaciones cercanas al 10%, en el sistema antiguo casi llegaba al 20%. Dicha diferencia ha de ser saldada mediante el pago de hasta en 60 cuotas, las que se descuentan de la jubilación, pudiendo significar esto montos más altos que los entregados por las AFP.

En caso de ser conveniente, el interesado debe presentar el documento a su AFP y solicitar la desafiliación, portando para dicho trámite la cédula de identidad, una carta del empleador indicando qué labores desempeña en el lugar de trabajo y un certificado de antecedentes.

Luego de realizado este proceso, la AFP canaliza los siguientes pasos hasta que la  Superintendencia de Pensiones define la aprobación para desafiliar al cotizante, en tanto son 60 los días de plazo para que los dineros sean traspasados por la actual administradora al sistema antiguo. 

Apoyo informativo

Aun con estas precisiones pueden surgir dudas y para ello Pérez enfatizó que “todo eso es un análisis que tiene que hacer la persona al momento de presentar la solicitud”. De esta manera, al igual que la opción de consultar en las AFP, los interesados pueden acercarse a las oficina del Instituto de Previsión Social (IPS). Ahí pueden solicitar un certificado de imposición, el que permitirá verificar si la persona figura en la alternativa de cálculo 9, que permite el cambio a la modalidad anterior, así como solicitar el bono de reconocimiento, si no ha sido emitido.