Necrológicas
  • Luis Notolio Ortega Barría
  • Ximena Paz Alvarez Ruiz
  • Teodoro José Arroyo Gómez
  • Rosa Mireya Alarcón Muñoz
Jueces lo condenaron y desecharon teoría de la defensa

Acusado por homicidio frustrado pidió perdón llorando

Por La Prensa Austral martes 29 de septiembre del 2015
Noticias relacionadas

Compartir esta noticia
1.427
Visitas

“¡Estoy muy arrepentido, y sólo pido que me perdonen!. Lo que pasó no fue con mis cinco sentidos, fui un estúpido y fue por culpa de alcohol”, declaró llorando el calbucano José Ramón Velásquez Velásquez, de 31 años, quien pese a su confesión, terminó siendo condenado como autor de homicidio frustrado contra un adulto mayor de 73 años. La víctima, enfrentó a su agresor, y aseguró no tener rencor en su contra.

Un día bastó para que los jueces del Tribunal de Juicio Oral en lo Penal de Punta Arenas se formaran la convicción y encontraran culpable al acusado, quien propinó una certera estocada en el pecho a su víctima, a quien atacó sin mediar palabra o conocerlo, en el interior del antiguo restaurante “Pindapulli”, en el bario Prat, hecho ocurrido en abril pasado.

El juicio se inició tempranamente ayer con la declaración del acusado, quien relató lo poco y nada que recordaba de lo sucedido, aduciendo en repetidas oportunidades que estaba en completo estado de ebriedad.

Brutal agresión

El hecho policial estalló durante la madrugada del 30 de abril, luego de que el acusado pasara varias horas bebiendo con un amigo, haciendo una suerte de competencia para ver quien bebía más. En ese instante, hizo su ingreso la víctima, quien se acercó a la barra para comprar una cerveza, pasando cerca del acusado. El hecho que éste no lo haya saludado, desató la ira por parte de José Ramón Velásquez. Dicho desaire detonó el desgraciado suceso, ya que enfurecido el sujeto extrajo un cuchillo de 20 centímetros y clavó la afilada hoja en el pecho de su víctima. Los propios clientes lo redujeron, entregándolo posteriormente a Carabineros, mientras el septuagenario apuñalado era trasladado al Hospital Clínico, donde por semanas luchó por su vida.

Pero nada de eso recordó Velásquez, sólo reconoció el arma con el que propinó la estocada, la cual utilizaba como cuchillo de cocina en la casa donde arrendaba.

El testimonio de la víctima, quién detalló lo que había sucedido y pormenorizó detalles de su recuperación, no hicieron más que afianzar los argumentos de la Fiscalía, por lo que los jueces fallaron de manera unánime en contra de Velásquez.

El condenado, quien no tenía condenas anteriores, arriesga penas de hasta 5 años y 1 día de cárcel. El fallo se conocerá el próximo 3 de octubre.