Necrológicas
  • Javier Muñoz Pérez

Acusan al gobernador Cogler de despedir sin motivo a trabajadora y tener a otros seis funcionarios sin sueldo

Por R Martinez viernes 18 de mayo del 2018

Compartir esta noticia
3.760
Visitas

La ahora ex coordinadora del Programa de Fortalecimiento a la Gestión Provincial del Sistema de Protección Social denunció además malos tratos por parte de la autoridad, los cuales fueron desmentidos por el jefe provincial.

La ahora ex funcionaria que se desempeñó hasta el martes en la gobernación provincial de Magallanes, acusó una serie de irregularidades que -en su opinión- habría cometido el titular del servicio, Nicolás Cogler, y de las cuales llevaron a que ésta fuese despedida de forma “injustificada”.

Adriana Garay Penna cumplía funciones como coordinadora del Programa de Fortalecimiento a la Gestión Provincial del Sistema de Protección Social (Cotep) el cual está financiado por el Ministerio de Desarrollo Social, pero es ejecutado por la gobernación provincial. En ese sentido, manifestó que cuando asumió Cogler éste en ningún momento se mostró como lo hizo días después, lo que derivó en su desvinculación, admitiendo que aquello no tendría relación con motivos políticos ya que ella no milita en ningún partido.

Bajo aquel tenor, relató que durante el mes de abril lideró la mesa de Personas en Situación de Calle, junto a la autoridad recibiendo malos tratos de su parte y hostigándola frente a los representantes de los servicios públicos, del Hogar de Cristo, las policías y otras instituciones privadas, no dejándola desarrollar en su totalidad y con la seriedad la actividad. Asimismo denunció que constantemente recibía gritos por citófono, le revisaba la pantalla de su computador con actitudes invasivas e irónicas entre otros hostigamientos.

“El último día me sacó de una reunión de trabajo en el Fosis, donde llamó telefónicamente al director del servicio señalándole que me avise que me vaya a la gobernación y también se me excluyó de una reunión del Comité Técnico Asesor de la cual me enteré por mi encargada regional”, sostuvo.

A la vez, indicó que el lunes 14 de mayo, Cogler le preguntó cómo iba su trabajo a lo que ella le contestó que estaba bien, pero que aún no se le habían pagado sus honorarios desde el mes de marzo, a lo que él contestó que lo tendría en cuenta, y al día siguiente fue despedida sin argumentación alguna, con viáticos adeudados y sin derecho a tomar sus vacaciones pendientes.

En este aspecto, recalcó que actualmente existen seis funcionarios a honorarios dentro de la gobernación a los que aún no se les tramitan los contratos del año 2018, por lo que se encuentran sin sueldo, los cuales han recibido respuestas evasivas e información poco transparente.

“Entre estos funcionarios se encuentra una trabajadora con postnatal y con un hijo de un mes y medio, la cual ya lleva cinco meses sin sueldo y sin respuesta alguna de su proceso de contratación. Hace unos días él señaló a los medios que los empleadores que abusan de sus trabajadores deben recibir todo el peso de la ley, por lo que me parece que existe un doble discurso tomando en cuenta que mantiene funcionarios sin sueldos, con malos tratos, sin lineamientos de trabajo y con despidos injustificados como el mío”, acotó.

Ante estos y otros hechos, Garay concurrió hasta la Contraloría Regional para interponer una denuncia en contra del gobernador, a quien acusa que todas estas situaciones se han tomado con total indolencia por la autoridad ya que no ha realizado ninguna gestión al Ministerio de Interior por la situación en que se encuentran sus trabajadores, agregando que “incluso se le solicitó una reunión para buscar una solución a esta situación a la cual no accedió”.

Cogler desdramatizó
las denuncias

Respecto a este tema, Cogler desdramatizó las denuncias desestimando que existiesen malos tratos en contra de la ex jefa del Cotep afirmando que ella se habría desempeñado con una “visión ajena al bien común del servicio público”.

“Ella está en todo su derecho de poder hacer lo que estime pertinente y será la Contraloría la que evalúe la situación, pero aquí lo que hubo es que ella no respondió de manera profesional como cualquier persona debería trabajar. Se entiende que las personas cuando están dentro de un servicio público su primer deber es con el servicio, no con un deber político detrás. Ella no trabajaba por el servicio, sino que con una visión ajena al bien común del servicio público”, expresó.

Respecto a las acusaciones por no pago de remuneraciones y a la nula tramitación de los contratos, el jefe provincial enfatizó que “nosotros enviamos los antecedentes a Contraloría porque se realizaron pagos durante enero y febrero, los cuales no procedían mientras los contratos no fuesen aprobados, y esos pagos los autorizó la autoridad anterior”.