Necrológicas
  • Luis Notolio Ortega Barría
  • Ximena Paz Alvarez Ruiz
  • Teodoro José Arroyo Gómez
  • Rosa Mireya Alarcón Muñoz

Adolescente que confesó haber participado de asalto y de un robo con destrozos en una sede quedó con arraigo regional

Por La Prensa Austral viernes 8 de diciembre del 2017

Compartir esta noticia
223
Visitas

Una compleja situación vive un adolescente de 15 años, de iniciales B.L.V.N., quien durante la jornada de ayer confesó ante la Policía de Investigaciones (PDI) y ante la Fiscalía que perpetró y participó de diversos delitos con la intención de “irse preso”.

Según los antecedentes expuestos por el fiscal Felipe Aguirre en la audiencia de control de detención, el menor a eso de las 3 horas de la madrugada del miércoles y tras haber ingerido alcohol, marihuana y clonazepam, llegó acompañado de otros dos jóvenes hasta las inmediaciones de calle Armando Sanhueza, cerca del local conocido como La Botica de Peteco, instancia en la cual abordaron a un hombre en situación de calle, de 45 años y que estaba en estado de ebriedad, exigiéndole la entrega de dinero. Ante esta situación, el adolescente agredió al hombre, dándole un botellazo en la cabeza tras lo cual éste intentó huir, siendo alcanzado por el imputado y sus acompañantes, golpeándolo y propinándole heridas cortantes con un arma blanca en ambos muslos. Al ver que el sujeto se encontraba lesionado y que no portaba especies de valor, los individuos se dieron a la fuga del lugar.

Momentos más tarde, el imputado junto a los mismos sujetos se trasladaron hasta un inmueble ubicado en calle Armando Sanhueza Nº579, donde funcionan las oficinas del Programa Ambulatorio Intensivo Infanto Adolescente (Pai), ingresando el acusado al interior fracturando una de las ventanas, para luego causar destrozos, rayar las paredes, esparcir el polvo químico de dos extintores, romper algunos vidrios y una pantalla de un computador, aprovechando de sustraer un notebook y varios pendrives, daños que fueron avaluados en cerca de un millón de pesos, para luego escapar de dicha propiedad, dirigiéndose hasta la plaza Sampaio, donde habrían asaltado a otra persona a quien agredieron y le robaron 62 mil pesos.

Ante estos hechos, el persecutor le solicitó al magistrado Juan Villa decretar la internación provisoria, ante la autoría del imputado en los delitos de robo con violencia en calidad de frustrado, robo con fuerza en lugar no habitado y daños simples.

No obstante, el defensor penal público Richard Maldonado abogó por presuntos problemas psicológicos presentes en el joven, como también de habitabilidad ya que la pareja de su padre lo expulsó de la casa, motivo por el cual éste habría manifestado su intención de quedar privado de libertad.

“Lo que él busca es irse privado de libertad porque no tiene ningún lugar donde estar y eso es lo que motiva su declaración y contar todos estos hechos e incluso relatar algo que no sabemos si ha ocurrido, que es el tercer hecho que viene siendo en la plaza Sampaio. Hasta ayer los funcionarios de la PDI sabían de la existencia de este hecho, se investigaron y trataron de averiguar si había alguna denuncia o persona herida pero esto no fue habido. Este joven lo que está haciendo es contar los delitos para buscar que se vaya preso. Está relatando situaciones exageradas las que él entiende que lo podrían llevar a la privación de libertad, pero creemos que no existen”, argumentó.

Debido a esta compleja situación, el juez de garantía resolvió que no se puede acreditar el robo con violencia, ya que en ningún momento se tuvo la versión de la víctima. Por esto no accedió a la medida de internación provisoria, decretando el arraigo regional y la sujeción a la Fundación Esperanza, ordenó que se oficie de esta situación a la unidad de psiquiatría del Hospital Clínico para que el joven sea evaluado.