Necrológicas
  • Salvador Yeber Campos
  • Francisco Antonio Catalán Leiton
  • Silva González Cárcamo
  • Oscar Ernesto Mancilla Urrea
  • Luisa del Carmen Roldán Ibáñez
  • Luisa Mercedes Cárdenas Cárdenas
  • Prudencia Gallegos Rubio

Adultos mayores aplauden iniciativa de farmacia popular, pero desconocen la forma en que será administrada

Por La Prensa Austral jueves 5 de mayo del 2016

Compartir esta noticia
238
Visitas

Hipertensión, artritis, asma, fibromalgia y reumatismo, son algunos de los cuadros clínicos que asoman en el testimonio de diversos adultos mayores -quienes caminando solos por las calles de Punta Arenas- hacen “un alto” en sus trámites, para compartir con La Prensa Austral, lo que genera para ellas y ellos, la posibilidad de que una farmacia popular se instale en la capital regional.

La sola idea del proyecto comunal, que ya se encuentra en marcha en más de una decena de ciudades del país, despierta diversas expectativas en varias personas de la tercera edad, quienes creen que la apertura de una iniciativa en salud, podría abaratar costos a sus bolsillos, “siempre y cuando se haga un distingo en quienes tienen más recursos, de aquellos que tienen menos”, indica María Guerrero Vargas.

Aunque tiene escasas nociones de que la Municipalidad de Punta Arenas, es quien se encuentra tras la iniciativa de un centro de expendio de fármacos, la sola mención de una farmacia popular asoma novedosa y necesaria.

María sufre de asma y aunque admite que hace uso del sistema público de salud para conseguir algunos remedios vinculados a su enfermedad, añade que existe un rango de medicamentos que debe costear, por no estar disponible en los consultorios de salud.

“Sufro de asma, y tengo que usar varios remedios, gasto alrededor de 20 mil pesos al mes en eso. Por ello, una farmacia popular sería una buena idea, pero si consideramos que hay gente que tiene más necesidades económicas que otras, creo que un proyecto así, debería hacer un distingo en eso”, expresa.

Quien comparte la misma percepción de Guerrero Vargas, es María Huentelicán Catelicán, quien al paso de sus años ha ido acrecentando varias dolencias, entre las que se cuentan hipertensión, asma y trastornos asociados a vértigo.

“Hay medicamentos que me los da el policlínico. Pero, yo también tengo que comprar remedios, además ahora sufro de vértigo y desconozco qué fármaco puede ayudarme en eso. Seguramente si llega a Punta Arenas, una farmacia nueva, uno tendría más alternativas para hacer esas consultas, porque habría más opciones”, afirma doña María Huentelicán, desconociendo por completo que la apertura de una farmacia comunal responda a una iniciativa que el municipio puntarenense intenta replicar, así como se ha realizado en otras ciudades de Chile.

“No sabía que existiera un proyecto así en Punta Arenas, pero entiendo que la apertura de una iniciativa de ese tipo, permitiría acceder a remedios más baratos, porque los medicamentos están demasiado caros y muchas veces simplemente no hay posibilidad de comprarlos”, acotó.

Reparos en la administración

Al plantear la posibilidad de que sea la Corporación Municipal de Punta Arenas, quien sostenga administrativamente la iniciativa de una farmacia popular, tal como lo ha anunciado el alcalde Emilio Boccazzi, algunos adultos mayores que acceden a hablar con La Prensa Austral, manifiestan sus reparos.

“La idea de abrir una farmacia popular, sería fabulosa en otras condiciones, pero si la municipalidad está detrás, lamentablemente no creo que resulte. Se sabe que la Corporación Municipal está sobreendeudada hasta más arriba de la cabeza. Por lo tanto, si van a abrir una farmacia popular en esas condiciones, va a ser incierto lo que pueda pasar. Yo particularmente no tengo fe en que esta administración municipal, pueda tener éxito con ese proyecto. Por todo lo que se ha sabido, sería mejor esperar a que asuma una nueva administración que esté saneada, para asumir ese proyecto, que es necesario, pero no están dadas las condiciones hoy en Punta Arenas”, afirmó, Juan Vásquez Alvarez.

Por su parte, Hernán Moreau González, manifiesta que si la administración que esté a cargo a futuro de una farmacia popular genera trabajo y recursos, podría sustentarse en el tiempo. Pero para ello, debe haber una forma adecuada de funcionamiento, según lo expresa. “Si hay proyectos en salud, que puedan otorgar facilidades a quienes estamos enfermos, para que nos ayuden, sería bueno que se concreten. Yo tengo serios problemas a los huesos y recurro sólo a antiinflamatorios, para calmar el dolor. Sólo en esos medicamentos, gasto en promedio 30 mil pesos, y eso que me trato solo. Por lo tanto, si el municipio fuera capaz de sacar adelante este proyecto -siempre y cuando genere trabajo y recursos- que le ayude también a costear las deudas que va a gastar en adquirir fármacos, podría resultar algo bueno”, añade.

En el caso, de don Luis Hernández Almonacid, la puesta en marcha de una farmacia popular, debe generar una diferenciación en quienes tienen más recursos, de quienes no los tienen, única forma de dar curso a una iniciativa justa. “Hay personas que tienen dinero y otros que no tenemos acceso a remedios por falta de recursos económicos. Yo soy hipertenso y aunque me atiendo en el sistema público de salud, igual tengo que comprar algunos medicamentos. Por lo tanto, esta podría ser una buena oportunidad para que en Punta Arenas los remedios bajen de precio”, sentenció.

Cabe recordar que este lunes 2 de mayo, los concejales de Punta Arenas debían haber sometido a votación si acceden o no a traspasar fondos a la Corporación Municipal de Punta Arenas, que inicialmente ha solicitado 44 millones de pesos para partir por tres meses, con el funcionamiento de la farmacia popular. Sin embargo, ese día la discusión se pospuso para este miércoles 4 de mayo, no obstante el asunto no fue incluido en tabla.