Necrológicas

Adultos mayores, principales “víctimas” de las largas filas para ingresar a BancoEstado

Por La Prensa Austral miércoles 16 de septiembre del 2020
Noticias relacionadas

Compartir esta noticia
Visitas

Ayer, nuevamente la columna de personas aguardando turno para realizar trámites en la casa central de la institución bancaria, en Plaza de Armas, parecía interminable. Fue visible la impaciencia y el malestar, pero también la desesperación.

Otra angustiante jornada para los usuarios del BancoEstado, entidad que ayer nuevamente limitó su atención a la casa central de Plaza Benjamín Muñoz Gamero.

Al igual que el día anterior, con la salvedad de un mejor factor climático, la columna se extendió por varios metros y la espera se hizo eterna para las cientos de personas que esperaban para ser atendidas, principalmente en cajas.

Fue visible la impaciencia y el malestar, pero también la desesperación. Algunos demandando un baño, otros apurando por temor a que el permiso expirara. Hubo algunos gritos y también algunas lágrimas.

Testigo “privilegiado” de lo anterior fue Gastón Navarro, el hombre que por más de cuatro décadas junto a su lustrín, betún y cepillo ha hecho de este sector su lugar de trabajo. “He estado muchos años acá, he visto pasar muchas cosas, pero jamás había visto algo igual”, fue su primera impresión.

Agrega que entendiendo esta emergencia “no es posible que estando en los tiempos que estamos la gente tenga que estar pasando por esto. Imagínese, no hay ni un baño y pese al frío la gente debe seguir acá, en especial los adultos mayores. ¡Cómo no nos vamos a seguir enfermando! Hoy están más ordenados, porque ayer estaban todos juntos sin respetar la distancia. No sé en qué va a terminar todo esto”.

En lo personal, Navarro cuenta que la pandemia ha golpeado fuerte su situación laboral “porque, además, cuando uno está en desgracia todas esas personas que prometen cosas, en especial durante campañas políticas, se olvidan que uno existe. Por suerte tenía algo de platita del 10% y con eso he podido sobrevivir”.

Esperando por horas

“No sé, debemos llevar como tres horas” señala Miguel Angel Alfaro, quien llegó acompañando a su esposa Rosa Hernández poco después de las 7 de la mañana. “Y a esa hora ya había gente”, asegura.

“Vinimos para cobrar un bono, porque parece que ya llegó la plata luego de varios días de trámite y de ir de un lado a otro. Nosotros vivimos en el sector del Andino, en el campo, y por eso bajamos temprano, pero aquí estamos todavía”, agrega resignado.

Sobre cómo han enfrentado la emergencia sanitaria, cuenta que se dedican a la siembra “y también tenemos algunas gallinas. No es mucho, pero nos ha ayudado a sobrevivir”.

Quien también espera es Francisco López, jubilado de las Fuerzas Armadas. “Llevo una hora y media esperando sólo porque necesito depositar. Normalmente ocupo la sucursal de la 18, pero como me dijeron que estaba cerrado me vine derecho para acá”.

Añade que lo positivo es que el trámite se desarrolla en orden “y la gente tiene paciencia. Lo único malo es que la distancia social se respeta poco”.

Quien se identifica como Miriam también espera por su turno para hacer un trámite en caja. “Yo generalmente ocupo este banco. Se entiende que esto pasó por el cierre de las sucursales por lo de la semana pasada (ataque informático), porque el mes pasado cuando vine entré enseguida”.

Patricio González, en tanto, dice que anda por un trámite laboral. “Me encargaron hacer unos depósitos de la oficina, así que ando trabajando. Voy a cumplir dos horas acá y tengo para un buen rato”. Sobre cómo ha enfrentado la emergencia, señala que “encontré trabajo justo cuando comenzó la pandemia, después de 4 meses buscando ‘pega’ sin suerte. No me puedo quejar, porque sin empleo pudo haber sido mucho peor”.