Necrológicas
  • Salvador Yeber Campos
  • Francisco Antonio Catalán Leiton
  • Silva González Cárcamo
  • Oscar Ernesto Mancilla Urrea
  • Luisa del Carmen Roldán Ibáñez
  • Luisa Mercedes Cárdenas Cárdenas
  • Prudencia Gallegos Rubio

Agresores de trabajador en Porvenir quedaron con arresto domiciliario nocturno y firma mensual

Por La Prensa Austral domingo 15 de mayo del 2016

Compartir esta noticia
353
Visitas

En el Juzgado de Garantía de Porvenir se realizó ayer la audiencia de control de detención de los imputados Erik Peter Monsálvez Bustamante, de 20 años, y Gonzalo Eduardo Meza Macías, de 21, a quienes la Fiscalía sindica como los autores de la violenta golpiza sufrida en la vía pública por el despedido trabajador de la empresa Novaustral, Víctor Romero Aillón, de 36 años, la madrugada del pasado 30 de abril.

Romero fue hallado en medio de un charco de sangre por la conductora de un automóvil, que dio aviso a Carabineros. La autoría de los dos sujetos la estableció Carabineros de la Sección de Investigación Policial, que los detuvo a su regreso de Punta Arenas en barcaza, hace un par de días.

De acuerdo a lo narrado al tribunal por el fiscal (s) Marcelo Figueroa, basado en testimonios obtenidos de una menor de edad y un adulto, los hechos sucedieron cuando la víctima se entrometió en una disputa entre jóvenes, que involucraba a uno de los acusados, recibiendo golpes de puño y quedando botado en la calzada. Pese a estar inerte en el suelo, el imputado Meza Macías habría tomado un palo de piquete y volvió a golpearlo pero en la cabeza, dejándolo en grave estado y desangrándose.

Según el fiscal, las lesiones sufridas por Romero Aillón fueron “de máxima gravedad”, con las agravantes de haberse producido con abuso, alevosía y superioridad de fuerza, considerando a los imputados como autores del delito consumado, aunque en distinta intensidad. Dijo que el agredido ingresó al hospital con la presión baja, desangrado en un estado cercano al deceso y además, en estado de ebriedad y que incluso, se había hablado durante el ataque sufrido, de echarlo al mar desde el muelle de Porvenir.

Por lo anterior, estimó que los hechores actuaron con ensañamiento, coordinación y sobre seguro y que la víctima, que quedó al borde de la muerte, debió ser trasladada a Punta Arenas, donde aún permanece en la Uci del Hospital Clínico. Describió finalmente que producto del brutal ataque, muestra una notable deformidad en el rostro y podría quedar discapacitado para trabajar y seguir sosteniéndose por sí mismo.

Sólo prisión domiciliaria

Por su parte, el defensor público, Juan Carlos Rebolledo, hizo notar que el fiscal no presentó radiografías de la víctima y que éste hasta prestó testimonio a 4 días de la golpiza, lo que contradecía la versión respecto a su extrema gravedad, ya que incluso nunca perdió el conocimiento y sobre la deformidad del rostro, recordó que hoy existen fracturas que son totalmente reparables con la técnica quirúrgica actual. Negó la alevosía de sus representados y señaló que éstos muestran una irreprochable conducta anterior.

Respecto a la víctima, hizo notar que fue despedido por mal comportamiento de la empresa en que laboraba y que además, en una ocasión habría sido sorprendido robando una billetera. Cerró pidiendo que sus defendidos no vayan a prisión preventiva, y que fueran objeto de prisión domiciliaria nocturna.

El juez (s) de Tierra del Fuego, Cristián Matus, no accedió a conceder la prisión preventiva solicitada por el Ministerio Público y en cambio, resolvió que ambos imputados queden con arresto domiciliario nocturno parcial (entre las 22 horas y 6 de la mañana del día siguiente), que concurran a firmar mensualmente en la Fiscalía y que no se acerquen a la víctima. Concluyó fijando un plazo de investigación de los hechos por 4 meses y decretó la inmediata libertad de los imputados.