Necrológicas
  • Edith Villarroel Cárdenas
  • Nieves Martínez Mihovilovic
  • Aurora Cárcamo Urbina

Alcalde anunció mayor fiscalización por ordenanza que prohíbe skaters y bikers en Plaza de Armas

Por La Prensa Austral martes 3 de enero del 2017

Compartir esta noticia
555
Visitas

Es común y cotidiano ver a jóvenes demostrando sus habilidades a través de piruetas en sus skates y bicicletas en el centro de la Plaza de Armas Benjamín Muñoz Gamero, tema que por una parte resulta atractivo para algunos, pero molesto para otros, siendo un asunto de debate permanente entre los vecinos de Punta Arenas.

En este sentido, en el año 2009, el otrora alcalde Vladimiro Mimica firmó una Ordenanza Municipal, que por cierto rige hasta el día de hoy, y que norma claramente los usos y las limitaciones en la ocupación de aquel espacio, decreto que durante la administración del ex jefe comunal Emilio Boccazzi tuvo más fuerza durante su último año de mandato, con la instalación de letreros de prohibición de estas actividades, lo cual se contrapuso a la escasa fiscalización requerida para hacer cumplir el precepto, hecho que igualmente fue criticado por múltiples sectores.

A raíz de este contexto, y del deterioro que se ha visto reflejado en los cantos de los peldaños del monumento a Hernando de Magallanes, como también en el pavimento y en los escaños propiamente tal, el alcalde Radonich comprometió reforzar la inspección de la antedicha normativa a partir desde el inicio del nuevo año, y llamó a los habitantes de Punta Arenas, en especial a los jóvenes y sus padres a tomar conciencia de esta situación.

“A partir de este año haremos una mayor fiscalización. Espero que más que haya una ordenanza es que los vecinos entiendan que ese espacio público hay que respetarlo, lo cual no significa que varias actividades no se hagan porque hay otros lugares para poder hacerlo. Espero que esto se entienda y que podamos ir avanzando con los grupos que andan en patineta, ya que se han construido distintos espacios para ellos, y que la parte del monumento no sea el lugar donde hagan sus ejercicios”, consignó.

En cuanto a una eventual carencia de zonas específicas para la práctica de estos pasatiempos, el jefe comunal enfatizó que “no estamos en contra de los skaters ni los bikers, sino que lo que estamos en contra es que el monumento sea el único lugar donde hagan sus piruetas. Tienen la Costanera para poder practicar su actividad, y si les faltara realmente el espacio estamos dispuestos a trabajar en ello, pero aquí lo importante es que cuidemos nuestro patrimonio y los espacios públicos, lo cual es tarea de todos”.

A la postre, Radonich sostuvo que “las ordenanzas sirven cuando son fiscalizadas y acá tenemos un tema concreto. Lo que uno aspira es a que tener una ordenanza no significa tener siempre a un carabinero o a un inspector municipal en el lugar, sino que los vecinos puedan entender que es un lugar de todos y espero tener la comprensión de los vecinos de que ninguna persona pueda darle un mal uso”.

La fiscalización ha quedado en “terreno de nadie”

Concerniente con la problemática en cuestión, el concejal José Aguilante expresó con ahínco que el municipio debe otorgar los espacios necesarios para que estas actividades se desarrollen, y velar por el buen estado de estas infraestructuras que ya existen, poniendo como ejemplo el apremio por apurar la ejecución de un proyecto de remodelación de la Plaza Centenario, en Av. España con Angamos, que adolece de una serie de imperfecciones, y donde ya hay un presupuesto destinado para este fin.

Asimismo, reprochó que no exista un consenso en la forma para especificar quiénes deberían ser los fiscalizadores, asunto que quedó sin una respuesta clara durante la administración anterior.

“Se tienen que definir quienes van a ser los responsables de desarrollar la fiscalización, y hoy día parece que esto ha quedado en un terreno de nadie porque la misma ordenanza establece que debe haber una participación más permanente de parte de Carabineros, cosa que no hemos podido ver en la práctica, y tampoco se le puede requerir al Departamento de Inspecciones porque tiene una cantidad muy limitada de inspectores que tienen que desarrollar una multiplicidad de labores. Más que poner carteles, lo que se debe hacer es que se regule y se ordene efectivamente para que en definitiva se sepa quiénes van a tener la responsabilidad de la fiscalización”, sentenció.