Necrológicas
Conclusiones en encuentro en el Teatro Municipal con el alcalde Claudio Radonich

Apoderados logran frenar extensión horaria de clases

Por Cristian Saralegui miércoles 1 de agosto del 2018

Compartir esta noticia
1.575
Visitas

La Corporación Municipal y la seremi de Educación buscarán un nuevo mecanismo para recuperar las horas perdidas en el primer semestre por el paro de los profesores.

“Nuestros hijos no pueden pagar las consecuencias de este problema”, “mi hijo va en el Industrial y si sale a las 6 de la tarde, no hay locomoción ¿y si le pasa algo, quién responde?”, “los niños están siendo vulnerados desde un principio”, “no es justo que los niños estén estresados en clases”, “yo a mi hijo lo voy a retirar a la hora que corresponde”, “no a la extensión”. La voz de un centenar de apoderados de establecimientos públicos, se escuchó fuerte anoche, en el Teatro Municipal.

El encuentro había sido convocado por el alcalde Claudio Radonich, quien junto al secretario general de la Corporación Municipal y la jefa del Area de Educación del organismo, Beatriz Schmidt, aguantaron estoicos los emplazamientos, reclamos y más de alguna palabra descomedida de parte de algún apoderado. La protesta era prácticamente unánime: no estaban de acuerdo con el plan de recuperación de clases presentado por la Corporación, para mitigar los efectos del paro de “brazos caídos” que realizó el Colegio de Profesores desde mayo. El punto discordante: la extensión de la jornada escolar hasta las 18 horas.

A las 21,30 horas aproximadamente, se logró un acuerdo: se suspendía el plan durante esta semana, días que se ocuparán para elaborar un nuevo procedimiento. En esta instancia intervendrá la secretaría regional ministerial de Educación junto con la Cormupa y los representantes de los Centros de Padres, y el próximo lunes se discutirá en otro encuentro en el Teatro Municipal.

Clave para alcanzar este acuerdo fue la presencia en el teatro del seremi de Educación, Nelson Cárcamo, el que sin embargo, causó una enardecida reacción a su ingreso, puesto que llegó una hora después de la cita. Sin perder la calma, entregó primero sus disculpas por encontrarse en otra actividad y de ahí, sus argumentos, que fueron calmando a la concurrencia. Aceptó los reclamos de los presentes, fijando así, la nueva hoja de ruta, cuya salida podría ser privilegiar enseñanza de ramos fundamentales como Lenguaje, Matemática o Ciencia, en desmedro de otras como Religión o Educación Física.

Reacciones

A la salida del teatro, hubo respiración aliviada en los padres y sus niños. Rosa Chaura, apoderada de la Escuela Manuel Bulnes fue con su hijo Joaquín Alvarado, de cuarto básico, quien “no quería porque va en bus y lo pasan a buscar 20 para las 7, y que quede hasta las 5 de la tarde, era mucho”. En tanto, Hugo Chávez también llegó con su hijo, Alejandro, estudiante de segundo básico en la Escuela Manuel Bulnes, quien “estaba preocupado, porque no sabemos si los profesores van a seguir en paro, así como van las cotizaciones no se van a pagar y en septiembre habrá otro paro”.

Karen Pérez tiene dos hijos, Jorge y Pablo, que estudian sexto y quinto básico en la Escuela 18 de Septiembre: “Los dos los tengo con problemas, uno con Síndrome de Asperger y otro con déficit atencional, entonces ellos, al estar muchas horas en el establecimiento se me descompensan, por lo que necesito que estén en las horas que corresponden”. Por otra parte, Loreto Henríquez y su hija, Ignacia Martín, de cuarto básico en la Escuela Portugal, veían con preocupación que “ella va al Programa de Integración, entonces le complica más porque ya estar de 8 a 10 horas es mucho más difícil. Además, vivimos a la entrada de Río de los Ciervos y era muy complicado salir de allá para llegar al centro”.

Entre los estudiantes también hubo conformidad, como fue el caso de Montserrat González, que cursa cuarto medio en el Liceo Contardi: “Nos complicaba la extensión para organizar nuestros tiempos, pues muchos tenemos preuniversitario fuera del colegio. Teníamos pensado que la idea es reforzar las materias que realmente necesitamos para la prueba. Desarrollo personal o Religión, si bien no es que uno no las valore, pero en situaciones de emergencia, porque en noviembre cierran el año escolar, uno está centrado en la PSU. La idea no es tener un estrés extra”, concluyó.

En ese sentido, las autoridades reconocieron que fue la mejor salida que se pudo tener. “Se van a acomodar horas lectivas como Orientación, Educación, algún arte; temas que pueden cambiarse por otras horas”, indicó el alcalde Claudio Radonich, mientras que el seremi Nelson Cárcamo sostuvo que “el ministerio está siguiendo una normativa, que hay que aplicarla de alguna forma. Obviamente, el ambiente aquí no estaba para ello y por eso, accedimos a revisar lo que se había planteado originalmente y lo vamos a hacer en conjunto con la Corporación, y las conclusiones se harán llegar a los apoderados. Entendemos muchas situaciones humanas, sociales, no nos podemos insensibilizar”.