Necrológicas
  • Héctor Segundo Silva Cárcamo
  • Eduardo Castro Mascareño
  • Sergia María Muñoz Pizarro
  • José Alberto Gallardo Ulloa

Arqueólogo Alfredo Prieto y restos del milodón en Londres: “Este no es el modo de pedirlos. No desde la ignorancia”

Por La Prensa Austral domingo 12 de agosto del 2018

Compartir esta noticia
3.833
Visitas

Durante la semana, el alcalde de Puerto Natales Fernando Paredes solicitó al Ministerio de Bienes Nacionales, iniciar las gestiones para recuperar los restos fósiles del milodón que se hallan en el Museo Británico de Londres. Estas gestiones son apoyadas por el mismo ministro de Bienes Nacionales Felipe Ward, que en declaraciones a La Tercera dijo que “aquí se sacaron de su ambiente natural piezas que son patrimonio arqueológico y ni siquiera están en exposición, sino que están guardadas”.

Sin embargo, si bien desde el mundo científico hay quienes apoyan la idea desde el nivel central, como el jefe del área de Paleontología del Museo Nacional de Historia Natural, David Rubilar, también hay quienes ponen “paños fríos” a la iniciativa.

Es el caso del arqueólogo Alfredo Prieto, que ya en 1985 realizaba estudios en los alrededores de la cueva, y que ha publicado varias investigaciones respecto del tema. A través de una carta enviada a El Magallanes, hace una serie de precisiones respecto de este tema.

“Siempre me ha llamado la atención porqué campea tanta ignorancia en torno al pedido de devolución de estos restos de milodón del ‘Museo Británico’ (en realidad del Museo de Historia Natural) de Londres. Y porqué una y otra vez se repiten los mismos errores de apreciación, cuando bastaría que las autoridades, en este caso alcaldes, una diputada y hasta un ministro (uno esperaría que mejoren con el tiempo) recurrieran solamente a los archivos de prensa pasados”, partió declarando Prieto.

En ese sentido, el arqueólogo hizo un resumen de cómo los restos del milodón terminaron en la capital británica. “Hipotéticamente, si el gobierno regional de Magallanes,  pidiera a Scotland Yard (la PDI de Inglaterra) investigar el robo, por parte del museo, de huesos de milodón de la cueva del milodón, jamás encontraría un culpable, porque no hubo tal robo. Si se encargara ahora cambiar la búsqueda por huesos que se enviaron a estudiar y no  fueron devueltos, tampoco encontrarían evidencias de tal estudio ni culpables de la omisión. Porque los huesos fueron vendidos y, bastante caros, por al menos dos inmigrantes europeos de Magallanes que se dedicaron a saquear la cueva, en vista del interés científico despertado por los restos hallados en ésta. Y ellos, u otros reducidores, fueron quienes ofrecieron y vendieron la colección de huesos y trozo de piel  al museo inglés y al de Berlín, ya que el precio pedido era demasiado alto para estas instituciones, de modo que se repartió entre ambas”.

Alfredo Prieto recordó que, respecto de este tema, “el año 2013, con la intención de dotar de la mejor información posible a la población de Puerto Natales sobre la historia de la cueva del milodón, se compiló un libro denominado ‘Cueva del milodón: publicaciones desde 1899 a 1996’ el que fue editado por la Universidad de Magallanes y financiado por empresarios locales. El libro no se puso en venta, fue obsequiado a las escuelas, bibliotecas  y personas de la comunidad que lo requirieran, para que fuera  ampliamente divulgado. Parece que no tuvo éxito”, ironizó.

“Personalmente no creo que los restos sean devueltos. Ojalá lo fueran, sin duda. Pero, este no es el modo de pedirlos. No desde la ignorancia”, recalcó.

En seguida, Alfredo Prieto da cuenta de todos sus años de trabajo sobre este caso. “Desde mis primeros compromisos en este tema, cuando comenzamos a trabajar los sitios arqueológicos de los alrededores de cueva del milodón, en 1985, mi convicción fue que había muchos milodones (sus restos) todavía en la región. Los hay bajo el suelo, bien cuidados ahora por una ley que impide su saqueo. Desde 1985 en adelante se han descubierto más y más sitios con restos de milodón, en Tierra del Fuego, la región de Pali Aike y Ultima Esperanza. Esto para destacar otro error común: el milodón no es una especie exclusiva de Ultima Esperanza. Vivió en toda la región y en gran parte del sur de Sudamérica, desde Paraguay al sur. Lo que lo hizo único en Ultima Esperanza fueron las condiciones de su conservación. Encontrar piel, trozos de carne, pelo, excrementos, etc. de esa época, es lo excepcional de este magnífico sitio natalino”, valoró.

Es por ello que el arqueólogo concluyó su carta a este medio aseverando que “los restos de milodón de la cueva  no sólo se encuentran en Inglaterra. Los hay además en  Suecia, Alemania, Estados Unidos, Argentina, Santiago de Chile, entre otros. Espero que nuevamente sirva esto para aclarar cuáles fueron las condiciones por las cuales se hallan estos restos en el Museo de Historia Natural de Londres. Si no queda del todo claro, los remito a los archivos de prensa pasados y al libro referido. Allí encontrarán abundante información al respecto”, recomendó finalmente.