Necrológicas
  • Moisés González Diz
  • José Miguel Bahamonde Bahamonde

Asaltante de local “Anymotors” exculpó a primo y atribuyó participación a un tercero

Por La Prensa Austral sábado 30 de julio del 2016

Compartir esta noticia
2.135
Visitas

A pesar de que el asaltante del local de venta de repuestos “Anymotors” exculpó a su primo, atribuyéndose él toda la responsabilidad en el robo a mano armada, el juez Juan Villa Martínez envió a ambos a la cárcel de Punta Arenas, acogiendo con ello la pretensión de la Fiscalía.
La prisión preventiva fue impuesta en contra de Héctor Díaz Gallardo (33) y su primo Sergio Gallardo Oyarzo (27).
Díaz Gallardo incriminó a un tal “Chino”, quien tras el atraco perpetrado en la mañana de este jueves a un local comercial del barrio 18 de Septiembre, escapó con el arma de fuego utilizada para consumar el robo con intimidación, y con el dinero conseguido con ocasión de este “golpe” delictual.
“Había salido hace poquito de la cárcel y me encontré en la esquina de mi casa con el tal ‘Chino’ que es un loco que vino de Santiago, y me dijo que asaltáramos el local. Yo andaba con él, y fuimos a la casa donde estábamos compartiendo, él se cambió la chaqueta y se fue”, declaró Díaz Gallardo durante la audiencia judicial de este viernes, liberando de toda culpa a su primo de este asalto.
Pese a lo anterior, el fiscal Manuel Soto Bassauren aportó un cúmulo de declaraciones que reunió Carabineros a fin de fortalecer su tesis de que ambos imputados tuvieron directa participación en los hechos, principalmente de los dos trabajadores que fueron víctimas del atraco al interior del citado establecimiento comercial de calle Eusebio Lillo, quienes entregaron luces sobre la eventual identidad de los autores. Tales argumentos fueron cuestionados enfáticamente por el defensor Pablo Santander, precisando que respecto del menor de sus representados, éste no tendría participación alguna en el episodio, y que al menos, respecto de Díaz, habría incertidumbre de su rol de participación en el asalto.
Empero, la Fiscalía detalló la dinámica del robo, indicando que uno de los sujetos ingresó al local premunido de una pistola, mientras el segundo portaba una piedra, amenazando a los dos dependientes, para huir posteriormente con 176 mil pesos en dinero y la llave de la caja registradora (especies no han sido recuperadas). Fueron los vecinos quienes finalmente dieron luces sobre dónde se habían escondido los malhechores, lo cual correspondía a una vivienda del pasaje 19 de Diciembre, en la población Juan Pablo Segundo.
Ponderando los antecedentes allegados por las partes, el juez Villa Martínez resolvió acoger la prisión para ambos primos, quienes mantienen condenas anteriores por delitos similares, considerando que su participación en el delito, hasta este punto de la investigación, se tendría por acreditada, constituyendo su libertad un peligro para la seguridad de la sociedad.
De paso, el magistrado hizo eco de la solicitud de la defensa, e instruyó al fiscal Soto investigar la posible participación de un tercero ajeno, fijando un plazo de 60 días para la investigación.
Fuga del detenido
Cabe consignar que a raíz de esta pesquisa, Héctor Díaz aprovechó un descuido del carabinero que lo custodiaba para fugarse, en los precisos momentos en que era sometido al procedimiento de constatación de lesiones en el Hospital Clínico.
Al respecto, el prefecto (s) de Carabineros, teniente coronel Humberto Urrejola informó que se instruyó una investigación administrativa para establecer en qué circunstancias se produjo la evasión, aunque precisó que “lo que hasta el momento podemos decir es que hubo un descuido del funcionario”.
Aseguró que el detenido huyó esposado del centro asistencial, logrando, de manera incierta, violentar las medidas de seguridad que mantenía, acotando que, incluso, al momento de ser detenido, tenía puestas las esposas en sus muñecas, con la cadena de unión destruida.
Cabe consignar que Claudia Mansilla Mansilla, pareja de Díaz Gallardo, quien había sido detenida por receptación, quedó en libertad por disposición del fiscal de turno, quedando a la espera de citación judicial.