Necrológicas
  • Luis Notolio Ortega Barría
  • Ximena Paz Alvarez Ruiz
  • Teodoro José Arroyo Gómez
  • Rosa Mireya Alarcón Muñoz

Bernardo Vera, de la Federación de Instituciones de Educación Particular: “Déficit acumulado de colegios por la falta de compensación los llevará a la quiebra”

Por La Prensa Austral lunes 24 de agosto del 2015
Noticias relacionadas

Compartir esta noticia
876
Visitas

partir de marzo de 2016 comenzará a regir la ley que elimina el copago en la educación particular, lo que implicará que los establecimientos educacionales deberán elegir si se transforman en fundaciones sin fines de lucro o pasan a particular pagado. Con el anuncio de esta normativa seis colegios son los que ya han adoptado una definición, sin embargo, aún hay incertidumbre en la gran cantidad de planteles educacionales que hoy funcionan bajo la modalidad de particular subvencionado.

Es en este contexto que la Federación de Instituciones de Educación Particular (Fide) que en Magallanes es liderada por el educador Bernardo Vera Jaraquemada, sostiene que la aplicación de la nueva Ley 20.845, que impone el fin al copago, a la selección y al lucro ha provocado una gran incertidumbre entre los sostenedores de los colegios particulares, especialmente por las trascendentales decisiones que deben tomar frente a una ley que presenta cambios estructurales de fondo, de mucha responsabilidad para los sostenedores y las comunidades educativas que creen y confían en los proyectos educativos que apoyan.

Añade que en las actuales condiciones, la situación de los sostenedores no puede ser otra que de una gran preocupación, esto porque la relación prometida peso a peso de la subvención con el financiamiento compartido no es tal, para colegios de un copago de 30 mil pesos hacia arriba. “El déficit acumulado de los colegios año tras año por la falta de compensación los llevará a la quiebra inexorablemente. Y más aún, cuando no existen todavía los reglamentos de la ley, norma jurídica de carácter general dictada por la administración pública y con valor subordinado a la ley, cuyo efecto como algunos pretenden no puede ser el de modificar o derogar la ley ya dictada, ello a un mes de vencer el plazo fijado por ley de subvenciones en su artículo 26, para la toma de dichas decisiones por parte de los colegios”.

Es por esta razón que a juicio de Vera Jaraquemada la ley causará un perjuicio a los colegios adscritos al sistema de financiamiento compartido. Especialmente a aquellos que tienen un copago promedio que supera los $30.000 mensuales, porque no contempla para ellos una reposición efectiva del copago que reciben de los padres y apoderados.

Al congelar el monto del aporte de los padres a contar del año escolar 2015 y reducir dicho monto progresivamente provocará un impacto en las finanzas de los establecimientos, dado que no se establece un valor de reposición real por parte del Estado que cubra el copago. El incremento nominal de las distintas subvenciones no repone el copago de los padres, dado que estas subvenciones están destinadas a fines distintos y ya comprometidos en la gestión financiera de los establecimientos educacionales, como es el caso de la subvención escolar.

La Unidad de Subvenciones de la secretaría regional ministerial de Educación realizó un ejercicio que permite establecer que por cada estudiante de cuarto básico el Estado cancelará hasta 156.109 pesos a contar de año escolar 2016. Este cálculo fue compartido por la Fundación Fide.

Pero aclaran que es importante tener presente que cada colegio es una realidad particular, por tanto, no es posible extrapolar la situación de un colegio a otro, aun cuando tengan la misma cantidad de alumnos, cobren igual copago, etc, ya que hay otras variables que son particulares de cada colegio, por ejemplo, asistencia promedio, número de alumnos que efectivamente pagan, estructura de costos, etc.