Necrológicas
  • Luis Notolio Ortega Barría
  • Ximena Paz Alvarez Ruiz
  • Teodoro José Arroyo Gómez
  • Rosa Mireya Alarcón Muñoz

Buzo lamenta falta de interés científico por hallazgo de restos óseos de supuesta ballena picuda

Por La Prensa Austral miércoles 23 de septiembre del 2015

Compartir esta noticia
3.637
Visitas

Aunque es consciente que su baja escolaridad le ha jugado en contra, no deja de sorprender el encomiable empeño que ha puesto para que el mundo científico de la región y del país se interese en estudiar los restos óseos de una supuesta ballena picuda que encontró en una isla de los canales australes hace ya quince años.

Durante todo este tiempo el buzo mariscador Sergio Villarroel se ha comunicado con distintos organismos, instituciones privadas, científicos, e incluso con la Presidenta Bachelet, con el fin que se realice una investigación seria sobre esos restos.

Villarroel manifestó que “la autoridad debe preocuparse por esto. No entiendo que no le den mucha importancia a la ciencia, la biología, al arte y la cultura”.

Agregó que “quienes deben asumir estos estudios son gente que por cierto tienen más conocimientos que yo”.

Añadió que hasta el momento ha sido respetuoso y ha realizado todas las gestiones que le han indicado, sin que exista un real interés por atender su requerimiento. “Nadie ha realizado un estudio profundo. En los libros de fauna marina esta especie no aparece”.

En la misma isla donde encontró el cráneo semienterrado en una playa, existen otros restos, ubicados a 200 y 300 metros hacia el interior.

Por ello dice que “cualquier velero extranjero que pase por allí se los puede llevar. Por indolencia perdemos nuestro patrimonio. Ya perdimos al Milodón. Nadie reacciona”.

Indicó que se podría levantarse un gran museo de sitio en la ciudad donde se podrían mostrar los restos óseos de fauna marina que existen en los canales, y con ellos educar a los niños y jóvenes de la comuna e incluso pasar a ser un atractivo turístico más.

Hasta el momento ha recibido la respuesta de José Brito Montero del museo de Ciencias Naturales y Arqueología de la ciudad portuaria de San Antonio, en la Quinta Región, quien le indicó que se trataría del cráneo de un cetáceo del suborden Odontoceto (cetáceos con dientes) de la familia Ziphidae (ballenas picudas o zifios, que son los cetáceos más raros y escasos del mundo). En este caso en particular, el cráneo correspondería a la especie Hyperoodon planifrons.

En la respuesta enviada por Brito Montero se señala que “se trata de un interesante hallazgo que debería estar resguardado en una colección científica o un museo”.

En la misma carta lo felicitó al corresponder el cráneo a los pocos conocidos en las costas chilenas.

Sin embargo aún no se logra determinar en forma fehaciente a qué especie corresponde.

 

Falta de interés

 

 

El desinterés del que ha sido objeto el hallazgo de Villarroel, no es nuevo en la historia de la región y en particular en Ultima Esperanza.

Lo mismo sucedió con el encuentro de los cañones de la fragata inglesa Wager, que naufragó en el Golfo de Penas en el año 1741.

En su momento el Consejo de Monumentos Nacionales reconoció que no contaba con el presupuesto para el rescate de esos restos históricos.

La fragata Wager naufragó en el sector del Golfo de Penas en 1741. Contaba con tres palos fue construida en el año 1734. Tenía 37 metros de proa a popa y estaba diseñada para el transporte de mercadería y pasajeros. Fue parte de la escuadra inglesa de Lord George Anson, destinada a disputar el poder naval a los españoles.

La nave con 160 tripulantes, se estrelló violentamente contra la costa norte de las Islas Guayanecos en la mañana del 14 de mayo de 1741. Ante las inclemencias del clima y la falta de alimentos la tripulación se rebeló. Una parte de ellos viajó de regreso hasta llegar a Brasil y el resto fue detenido en Chiloé. Un año después eran liberados en Santiago por las autoridades españolas.

El patrón de nave menor, el natalino Oscar Pedreros, encontró tres cañones de la nave y vasijas cerámicas a 50 horas de navegación al norte de Puerto Natales, las que permanecen en el lugar con el peligro de ser saqueadas, ante el desinterés de las autoridades, historiadores, científicos e investigadores.