Necrológicas
  • Julio Sebastián Calderón Maclean

Caras, cuerpos y figuras en los edificios: lo que nuestros ojos no advierten

Por La Prensa Austral sábado 24 de diciembre del 2016

Compartir esta noticia
288
Visitas

Se pueden apreciar si de vez en cuando elevamos nuestras miradas

Algunas han sido restauradas, mientras otras lisa y llanamente han desaparecido

Fotos José Villarroel G.

Adosadas a los edificios patrimoniales del perímetro central de la ciudad, se han convertido en mudos testigos de la historia de Punta Arenas. Son caras y cuerpos semidesnudos que muchas veces nuestros ojos no advierten, pero que están.

Estos ornamentos pertenecen a la “Belle Epoque” francesa, generada en el país galo a fines del siglo XIX.

Están en edificios de término del neoclasicismo y que, por ello, en ocasiones incluyen varios estilos, en especial, el premodernista, con sus fierros y cristales.

En el área céntrica de la ciudad existen muchas de estas efigies repartidas en múltiples paredes. Algunas han sido restauradas, para beneficio de los futuros habitantes. Sin embargo, otras han desaparecido.

Los adornos reflejan a la sociedad puntarenense de comienzos del siglo pasado, con latifundistas y familias ganaderas que traían arquitectos franceses para decorar sus casas y palacios, quienes venían y plasmaban la experiencia adquirida en el viejo continente, en las construcciones de poderosas y ricas familias.

Cada uno de estos elementos tiene una significación especial, o como en arquitectura se les llama “son eclécticos”, es decir, no poseen una determinación clara. Pueden ser muchas cosas a la vez. No es fácil deducir qué quisieron decir los autores de esas obras.

Una mezcla de ladrillo molido, cal y yeso daba vida a cada uno de estos detalles. Posteriormente, una “manito” de cemento de distintos colores le proporcionaba las diferentes tonalidades a las figuras. Y, para sujetarlas a las murallas se utilizaba, también, cemento.

Una característica especial de estos decorados es que sus moldes eran importados desde Europa, con el único objetivo de embellecer alguna construcción de la ciudad.